José Moreno

Estas botas están hechas para caminar y en ellos, en esos caminos, se documenta una cueva, una cuna, de un paraíso musical en Madrid, que tiene mucha historia, y en ella, se encuentra la del Paraíso del Blues, escondiendo sus pecados, en su pasado de travestis, ese nido de amor, de pecados que “Las memorias de mis putas tristes” García Márquez dibujarían muy bien.

La ilustración mostrada, en la actualidad se dejaría llevar por la encantadora atmósfera que ofrece el lugar, mágico, cuando en una noche, siempre se buenaventura de clásicos, que por la ocasión de hace horas atrás, La  Coquette, esa Pretty Woman, europea, acompaña con sentimiento, al canto. 

 El periódico de ayer, dentro del espectáculo cultural madrileño fue protagonizado, por la música del Vasco Iker Piris al ritmo del blues y por letras como “Hit The Road Jack”, que no fueron interpretadas en la noche, pero que, por lo general, siempre se escuchan esos versos, que significan algo para este género.

Anuncios
Anuncios

“Las memorias de mis putas tristes” García Márquez

Dibujemos unos ladrillos, bajemos por una escalera y escuchamos el lanzamiento del nuevo disco, el sitio lanza a la fama se llama, Porty Porky,  por un hipotético cantautor, escritor, joven, García Márquez, que luego de haber escrito “Las memorias de mis putas tristes” en 2004, se pasaba por unas vacaciones en Madrid y se consiguió, con una cueva donde empezó a aprender Blues, porque sentía ese significado de hogar, anotó, en su libreta, los talentos de la noche, que complementan su viva historia, pero se llevó una idea del local que a lo largo de su vida, le serviría.

De blanco, es todo de ese color, luce la presencia del escritor, al pedir un, Whisky a las Rocas, Márquez sin canas y en sus mejores momentos de juventud, escucha el Blues al fondo del escenario, del Vasco que canta, lleva unas gafas negras al estilo Jhonny Cash, mientras se encuentra con la magia de Julio, que le sirve el trago y le comenta la historia de que en el 67, este lugar era una cuna de amor de “Travestos”, un paraíso de pecados, así como  las veladas, de la Reina Isabel II que con su ninfomanía e historia de amor sufrido en la nobleza, inspiró al joven que según parecía, tenía  mucho la idea, o tal vez no, de escribir una novela.

Anuncios

Porty Porky

Con ese lado de lugares escondidos que resultan cálidos como una cueva, Porty Porky se convierte en un disco de éxito, para la novela que escribe La Coquette, al ritmo de las melodías del blues, que no paran desde su inauguración en 1986, dando hogar a cantidades de nuevos talentos.

Con el pasar de los anos, Márquez ya no era joven y escribió:

“Nunca me he acostado con ninguna mujer sin pagarle, y a las pocas que no eran del oficio las convencí por la razón o por la fuerza de que recibieran la plata, aunque fuera para botarla en la basura. El momento en que tenía cincuenta, hubo 514 mujeres con las que yo había estado al menos una vez ...

Músicos se sienten abrigados por el movimiento cultural de este establecimiento, que marca su nueva historia al Blues, en donde, esta época sin Gabo, se conmueve con el sonar del piano, la armónica, la batería, el bajo y el Saxofón, pereciera que hubiera estado allí, con La Coquette, en el paso de la historia entrecruzada de ambos, jamás contada.

Anuncios

 

 

  #Cultura Madrid #Qué hacer en Madrid