Madrid, una gran ciudad para muchos y agobio y contaminación para otros. Atascos, gente con prisas, sirenas sonando a todas horas… Muchos de los que residen fuera de la capital lo resumen así: estrés. Pero en realidad, hay una gran cantidad de espacios verdes en los que evadirse de ese ajetreado día a día que se vive en la ciudad, y que puedes visitar este verano.  

Zapatos fuera, posición horizontal sobre el césped, manos en la nuca y a disfrutar… Aunque muchos no se lo crean, en Madrid también se puede descansar. Más allá de las aglomeraciones de coches, de los excesos de contaminación, de la gente corriendo a todos lados, existen zonas verdes donde evitar la tensión diaria del trabajo.

Anuncios
Anuncios

Lo único necesario son ganas de desconectar para deleitarse de las zonas de confort de las que goza Madrid. Muchos se esconden entre los grandes y numerosos edificios que dan forma a la capital española y otros se encuentran en el extrarradio.

Todo el mundo conoce el parque de El Retiro, el famoso espacio natural en pleno centro de Madrid donde muchas personas disfrutan de su tiempo libre [VIDEO] y pueden despejarse de todo el estrés que les rodea. Con el lago y sus barquitas, sus fuentes y sus bares, gente de todas partes lo conoce, pero hay rincones escondidos que hasta día de hoy han sido muy poco visitados.

El parque El Capricho, situado en Alameda de Osuna, es uno de los espacios más bellos de la ciudad. Fundado en 1784, este jardín contiene numerosas maravillas de las que deleitarse y disfrutar.

Anuncios

El embarcadero o “casa de cañas”, “el abejero” o el templete de Baco son algunas de los portentos que contiene este parque.

Los Jardines del Campo del Moro son otras de estas maravillas escondidas de Madrid. Eclipsado por los Jardines de Sabatini, esta extensión verde está situada detrás del Palacio de Oriente. Rico en flora y fauna, los Jardines del Campo del Moro gozan de abundantes fuentes, de la casita de la reina, del estanque y, cómo no, de sus placenteros paseos.

Otro de los espacios verdes de los que presume Madrid es el Cerro del Tío Pío. Generalmente conocido por el Parque de las Siete Tetas, por los siete montículos que obtiene, es uno de los mejores lugares de la capital. Desde este parque se puede disfrutar de una relajada tarde y, al mismo tiempo, contemplar una hermosa panorámica de la ciudad. Debido a su localización a las afueras de Madrid, este parque es perfecto para relajarse y regocijarse disfrutando de las mejores vistas de la urbe.

Está comprobado que en Madrid también existe la tranquilidad y el confort. Sólo hace falta visitar estos pulmones verdes para deleitarse del dulce sabor del sosiego y la paz necesaria para calmar la desmesurada actividad de la capital. #Cultura Madrid #Sociedad Madrid