Manuela Carmena termina de deshojar la margarita; tasa al turismo si, tasa al turismo no. Después de ver las medidas de su colega, Ada Colau, que ha bloqueado la expansión turística en Barcelona durante un año para estudiar qué modelo interesa a la ciudad, Manuela Carmena manifestó que en Madrid no se haría lo mismo.

Sin embargo, ayer saltaba la noticia de que el Ayuntamiento de Madrid estaba estudiando implantar una tasa para los turistas que visitaran Madrid, al igual que gravar a los bancos con un impuesto por los cajeros automáticos. Ambas medidas fueron muy criticadas por los ciudadanos de la capital, al igual, que por el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Anuncios
Anuncios

Lógicamente las críticas iban encaminadas en dos sentidos. Por un lado, si se penaliza a los turistas por visitar Madrid, estos podrían cambiar su destino turístico y el dinero y las divisas que estos traen a la capital se irían a otras ciudades más económicas. Por otra parte, también parece claro que gravar a los bancos con un impuesto, al final y sin ninguna duda, esta repercutiría sobre los ciudadanos de Madrid.

La verdad es que no hay que ser un Premio Nobel en Economía para saber que impidiendo el turismo, España no va a salir de la crisis. El turismo, por suerte o por desgracia, es una de las mayores fuentes de ingresos de nuestro país, por lo que cualquier medida que lo dificulte tendría consecuencias negativas en los bolsillos de muchos españoles de a píe.

Fíjense si el turismo es importante para un país que cuando los talibanes o terroristas integristas quieren hundir a un país por no tener simpatía con sus dirigentes, lo primero que hacen es atacar a las infraestructuras turísticas de ese país y, si no, fíjense en lo que está ocurriendo en Túnez.

Anuncios

Por lo tanto, hoy, estamos contentos de que Manuela Carmena haya dado marcha atrás y haya reconocido por fin de que no va a haber tasa turística ni impuestos a los cajeros bancarios. Además, no es Carmena la única que ha rectificado, Ada Colau también acaba de declarar que va a permitir las licencias hoteleras que había paralizado.

Es verdad que esperábamos a los nuevos partidos con interés y esperanza. Por ejemplo, queríamos ver el nuevo talante de estos nuevos dirigentes y ver como solucionaban problemas que estaban enquistándose en los políticos tradicionales. Sin embargo, ver a Ada Colau defendiendo que su pareja tiene todo el derecho de tener un “puestecito” en el ayuntamiento que ella gobierna o ver como se ataca a la forma de vida de muchos españoles, el turismo, no es algo que estaban en nuestras expectativas. #Política Madrid