Laura y María mantienen una relación amorosa tan normal y compatible con la vida como la es la mantenida por una pareja hombre-mujer. Sin embargo, hoy en día y aunque la mentalidad de la sociedad avance, hay personas que mantienen una forma de pensar bastante arcaica y no coincidente con el pensamiento actual.

La pareja lleva soportando durante dos años insultos y vejaciones continuas de manos de un vecino, el cual ha sido denunciado ya 13 veces y ha sido absuelto de sus cargos, llegando en una ocasión a agredir físicamente a una de las componentes de la pareja causándole la rotura del ligamento de la muñeca derecha, delito por el cual el acusado está pendiente de juicio.

Anuncios
Anuncios

No contento con ello, el vecino ha llegado también a agredir a la mascota de la pareja propinándole una patada. El informe médico y veterinario avala lo expuesto por la pareja, el cual confirma la lesión de la muñeca y la hemorragia cerebral que sufrió el animal.

Entre muchas de las denuncias que se han expuesto en la Policía Nacional contra el acusado, destacan agresiones verbales, físicas y acoso. En esto último, la denunciante afirma que su vecino la esperaba con su coche a la puerta de su domicilio para de esta manera seguirla y amenazarla hasta que llegaba a su puesto de trabajo. Por todo ello, la pareja de mujeres están bajo tratamiento psiquiátrico debido al estrés que les causa el miedo y el acoso al que se veían expuestas diariamente.

Todo ello comenzó por una discusión en la cual el vecino, tras quejarse de que no podía salir de su plaza de garaje con la moto debido a que el coche de las denunciantes le impedía hacerlo, rayó el coche en numerosas ocasiones y llegando a romper los faros y el parachoques del mismo.

Anuncios

El acusado se defiende exponiendo que no aguantaba la situación con sus vecinas debido a sus diferencias y acusándolas de haber rayado su moto. Sin embargo, nunca interpuso denuncia alguna contra la pareja.

La mujer del acusado también se ha visto implicada en el caso, actuando del mismo modo que su marido perpetrando, en varias ocasiones, insultos y vejaciones contra la pareja de mujeres. A todo ello, hay que sumarle amenazas de muerte, puesto que una de las mañanas la pareja encontró en su recibidor una carta en la que se les amenazaba de muerte.

Actualmente, los delitos de odio e incitación a ello contra el colectivo homosexual son bastante comunes. Para evitarlo, debemos actuar contra ello y conseguir que la Justicia actúe en consecuencia.