Una mujer de 22 años fue brutalmente mutilada hasta la muerte por sus propios perros cuando llevaba a sus queridas mascotas a dar un paseo por el bosque cerca de la casa de su padre, informó la policía. En el salvaje #ataque, Bethany Lynn Stephens sufrió lesiones traumáticas mientras intentaba luchar contra los dos perros Pit Bull. Pero en el "maullido espeluznante", uno logró perforar su cráneo con sus dientes mientras le infligía terribles heridas en la garganta y la cara.

El cuerpo estaba custodiado por los dos perros

El jueves por la noche, su cuerpo fue encontrado custodiado por dos perros Pit Bull muy grandes y de color atigrado, después de que su padre informara de su desaparición, dijo el alguacil del condado de Goochland, James Agnew.

El papá de Bethany había llamado a la policía el jueves a las 8 pm después de que ella no regresó a casa tras haber ido a pasear a sus dos Pit Bull, a quienes había criado desde su nacimiento. Poco después, fue a buscar a su hija a Goochland, Virginia, [VIDEO] y rápidamente encontró la horrible escena.

Cuando la policía encontró el cuerpo de Bethany, todavía estaba siendo custodiada por los dos animales que la atacaron.

Les tomó a los investigadores alrededor de ocho horas recoger más de 60 pruebas después del ataque salvaje [VIDEO]. El Agente Policial Agnew dijo que: "Había varios artículos de ropa, esparcidos por el área, no muy lejos del cuerpo y en pedazos pequeños, había manchas de sangre sobre ellos".

La víctima había criado a los perros

Imágenes en las redes sociales muestran a la víctima posando con varios perros de la misma raza, pero no se ha confirmado si se trata de los mismos animales que la mataron.

Al describir la escena como una de las más espeluznantes que ha presenciado en sus 40 años en el trabajo, Agnew dijo que estaba claro que los perros de 125 libras habían atacado a la mujer. "Está muy claro que la mujer en el bosque había sufrido heridas severas consistentes con ser mutiladas por estos perros. No había marcas de estrangulamiento, la víctima tenía heridas de punción en el cráneo y esto no era un homicidio", agregó.

Luego de la investigación, un médico forense dijo que su cuerpo había sufrido un "trauma severo" en el ataque. Tenía varias heridas defensivas en las manos y los brazos al pelear con los perros, lo que prueba que estaba viva cuando la atacaron.

Una de sus mejores amigas dice que no puede creer que los amados perrps de Bethany hubieran hecho algo para lastimarla. "No pude ver el cuerpo, así que no puedo decirte lo que pasó, pero sé que esos perros no lo hicieron ", dijo la amiga Barbara Norris.

Los perros actualmente son atendidos por Goochland Animal Control, muy probablemente serán sacrificados. #Sucesos #Estados Unidos