Un conocido activista que estaba investigando los abusos laborales que podrían estar sucediendo en una fábrica que produce los zapatos para la marca de #Ivanka Trump, consejera y mediática hija mayor del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; ha sido arrestado, mientras otros dos activistas han desaparecido el pasado fin de semana.

Los tres estaban colaborando en una investigación que está llevando a cabo la ONG que se encarga de defender los derechos laborales, "#China Labor Watch", cuya sede está en la ciudad de Nueva York.

Se piensa que en la fábrica se estarían utilizando sistemas de vigilancia de forma ilegal en la localidad de Jiangxi.

Anuncios
Anuncios

Es la primera vez desde que se creó China Labor Watch, hace 17 años, que alguno de sus colaboradores haya sido detenido bajo un procedimiento legal.

También se cree que en la fábrica que suministra zapatos a la controvertida marca de Ivanka Trump tienen lugar incumplimientos de los derechos laborales de los empleados como son: violaciones de los derechos de la mujer (es algo paradójico este punto, ya que Ivanka Trump se ha elegido a sí misma para lucha por la emancipación de la mujer), abusos verbales por parte de los jefes contra los trabajadores, horas extra obligatorias, salario por debajo del sueldo mínimo legal en el país.

La fábrica, que se llama Huajian, suministra un tercio de todo el calzado que vende la firma de la hija del presidente Donald Trump. Esta ONG también ha investigado y realizado estudios muy duros contra multinacionales como #Samsung, Apple o Walt Disney.

Anuncios

La empresa tiene conocimiento de que en la empresa que crea el calzado para la firma de Ivanka Trump los trabajadores tendrían que realizar su tarea durante doce horas a lo largo de seis días a la semana por un salario diario que no llega al euro por hora de trabajo.

Desde el año 2012, el gobierno chino ha endurecido la persecución de las ONG que se encargan de la defensa de la igualdad o los derechos de los ciudadanos, igualmente, se ha endurecido la persecución hacia los abogados que están especializados en derechos humanos y no es la primera vez que un profesional tiene huir del país a causa del acoso por parte de la justicia y por las amenazas constantes que reciben.

Sin duda, la marca de Ivanka Trump le trae muchos quebraderos de cabeza a la hija del Presidente, ya que, al llegar su padre al poder unos grandes almacenes decidieron no seguir vendiéndola.