La existencia del cambio climático

Todos conocemos la postura de Donald Trump con respecto al cambio climático. En polémicas afirmaciones, el presidente de los Estados Unidos así como miembros de su gabinete, han relegado a un segundo plano la importancia del calentamiento global.

Trump twitteó en noviembre del 2012 que este efecto era una invención de China, y tanto su vicepresidente Mike Pence como su administrador de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, han cuestionado su relevancia para el futuro del planeta.

La #Política para ayudar a controlar el cambio climático y ayudar al medio ambiente creada durante la administración de Barack Obama ha sido ya suprimida por este presidente, que no tiene problema en ignorar años de pruebas científicas (todos recordamos la "verdad incómoda" de Al Gore).

Anuncios
Anuncios

De esta manera, numerosos científicos americanos se ven actualmente sin fondos para sus investigaciones.

La visión de Macron

El nuevo presidente electo de la República Francesa, Emmanuel #Macron, tiene una visión muy distinta del asunto.

Muchos compararon las elecciones francesas con las americanas, pues Macron se presentaba en contra de Marine Le Pen, una candidata con una política similar a la de Trump.

Los ciudadanos franceses, sin embargo, votaron a la opción menos radical y han confiado en Macron para liderarlos a partir del 2017. Como resultado y ante la negación absoluta de un peligro inminente por parte del gabinete político estadounidense, Emmanuel Macron grabó el pasado Febrero un vídeo de bienvenida para los científicos ambientales americanos que ven su trabajo perjudicado por las elecciones de su gobierno.

Anuncios

Bajo el hashtag #ScienceMarch, el presidente francés invitaba a todos aquellos investigadores que buscan un lugar para luchar contra la amenaza del cambio climático. En Francia, asegurando: "sois bienvenidos".

Posible obstrucción y terrorismo informático

El presidente americano parece no dejar de decepcionar a sus electores. Además de responder a las críticas por sus negaciones de los problemas medioambientales de la Tierra, Trump podría tener que enfrentarse a una destitución debido a acusaciones de obstrucción en sus relaciones con Rusia, así como por los presuntos ataques informáticos contra su antigua rival Hillary Clinton.

Este podría ser el caso de destitución más sonado desde el escándalo Watergate y tan sólo a cuatro meses desde su nombramiento como presidente. El fiscal ya ha sido designado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y en un futuro próximo podría llevarse a cabo un juicio político como los que se aplicaron a los ex‑presidentes Bill Clinton y Richard Nixon.