Durante el día de ayer la agencia Yonhap, se hizo eco de la noticia propagada por los #Estados Unidos, sobre la operatividad del sistema móvil de defensa antimisiles (THAAD), instalado en el territorio de Corea del Sur. Si bien el Pentágono, aclaró que la plena operatividad se completará pasados varios meses, se anunció que la capacidad inicial del escudo, permite detectar ataques de dispositivos misilisticos norcoreanos.

Washington Y Seúl acordaron instalar el THAAD, que finalmente fue emplazado en al menos dos localidades al sur de la capital surcoreana, debido a las continuas pruebas balísticas desarrolladas por Kim Jong-un.

Anuncios
Anuncios

Uno de los escudos estaría ubicado en la ciudad de Daegu y el otro según publica la agencia de noticias Yonhap, en la ciudad de Pyeongtaek. Ambas locaciones coinciden con bases americanas instaladas en territorio de Corea del sur.

Qué es el THAAD

El escudo, fabricado por la empresa estadounidenses Lockheed Martin, tiene la capacidad, por medio de sus radares, de detectar misiles hasta una distancia de 800 kilómetros. Se complementa con seis camiones, que transportan lanzaderas móviles, con ocho misiles cada una de ellas y un sistema de control de disparo. El THAAD puede interceptar y derribar misiles hasta 150 kilómetros de altura, contando con una posibilidad de recorrido de sus interceptores de 3.000 kilómetros.

Las oposiciones a la instalación del THAAD

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino Geng Shuang, en conferencia de prensa, declaró que #China se opone al despliegue del THAAD, ya que lo considera un medio de espionaje, que podría rastrear al Ejército Chino, en el Mar Amarillo, en su propio espacio aéreo e incluso en el vasto territorio del gigante asiático.

Anuncios

Anulando inclusive, la capacidad disuasiva de Pekín. El mensaje de Xi Jinping suena alto y claro, EE.UU. debe renunciar de inmediato al encendido del escudo antimisilistico THAAD, cuya operatividad alcanza su territorio.

No solo la República China se opone al funcionamiento del controvertido dispositivo antimisiles. Los ciudadanos surcoreanos y el candidato más calificado para las próximas elecciones presidenciales, de Corea del Sur, están en desacuerdo con la presencia en su territorio de lo que consideran, un problema para sí mismos y los países vecinos.

Asimismo CBS dio cuenta de las protestas de Moscú, que tampoco toleraría la instalación de un dispositivo de radares que alcancen su territorio. Recordemos que en las últimas semanas Kim Jon-un, ha señalado la posibilidad de remplazar a China como aliado, por Rusia, si Pekín sigue escuchando los llamados de EE.UU., que pide duras sanciones económicas para su país.

. #ONU