Este fin de semana, hasta 2.500 residentes de Mosul escaparon de la mitad occidental de una ciudad que ha estado bajo el yugo del llamado Estado Islámico (IS) por casi tres años.

Las agencias de ayuda estiman que hay aproximadamente 750.000 civiles atrapados en el oeste de Mosul, incapaces o demasiado asustados de salir a pesar de la perspectiva muy real de una prolongada e intensa batalla sobre la ciudad entre las fuerzas del gobierno iraquí y los combatientes de la IS.

El asalto al oeste de Mosul ha sido, hasta ahora, lo que se esperaba, un ejército iraquí mucho mejor equipado y mejor entrenado que el humillado por IS en 2014, empujando metódicamente hacia el borde de la ciudad gracias a la abrumadora fuerza de fuego ya la cubierta de Ataques aéreos de coalición.

Anuncios
Anuncios

A pesar de toda su brutalidad e intolerancia, los luchadores IS son nada ingeniosos y en los últimos días han estado desplegando una táctica de batalla casi sin precedentes en la guerra urbana moderna: el uso de aviones disponibles comercialmente para lanzar bombas y granadas contra blancos civiles y militares.

Los grandes drones militares son, por supuesto, utilizados para el efecto devastador de los ejércitos en todo el Oriente Medio, a menudo resultando en una gran pérdida de vidas. Pero la frecuencia y exactitud de cómo el grupo del Estado islámico está utilizando zumbidos pequeños y relativamente poco sofisticados en Mosul ha frenado significativamente el avance de las fuerzas gubernamentales.

Los drones también han causado pánico entre la población civil, incluyendo a los residentes del este de Mosul.

Anuncios

Esa parte de la ciudad fue recapturada de IS el mes pasado durante la primera parte de una campaña para expulsar a los islamistas de su último bastión en Irak. En un hospital de la ciudad de Irbil, al norte de Irak, conocí a Umm Mohammed, de 55 años. La madre de siete años, del lado oriental de Mosul, estaba sentada en su cama, atada a un goteo e incapaz de descansar debido al dolor abrasador de su pierna derecha.Había sido destrozada en varios lugares por una granada o una pequeña bomba arrojada de un zángano dijo Mairtha mohal al BBC. #Internacional #Sucesos #muertes