A más de 48 horas de la masacre en Estambul, Turquía, el Daesh se ha adjudicado el ataque. La policía busca al agresor, que ha dejado el arma con la que ha disparado dentro del local. Pese a que se cree que el terrorista continúa huido dentro de la ciudad turca, no se descarta que haya escapado, incluso las fronteras. “Un heroico soldado del califato” asume el comunicado con el que el Estado Islámico asegura haber provocado la matanza para combatir a los cristianos y su fiesta apóstata en Turquía.

A las pocas horas del comunicado del Isis, la policía turca ha detenido a 12 sospechosos que podrían estar vinculados al ataque del domingo, pero se cree que entre ellos no está el autor material.

A la 1.30 de la madrugada, un terrorista ha ingresado al local bailable de la capital, disparando. Ha matado, para poder entrar al recinto, a un policía y a 2 custodios del lugar. Integrantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) han condenado lo sucedido en la discoteca y han asegurado, en el mismo comunicado oficial, que detrás de ese cruel ataque no hay ningún miembro Kurdo. A sí mismo, han manifestado que dudan que detrás del ataque estén partidarios de Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK), grupo rebelde cercano al PKK. El texto lo han hecho publico minutos antes que el Daesh se atribuyera el cruel ataque.

Se cree que el terrorista disparó en la sala Reina durante 7 minutos. A la discoteca se puede acceder en barco, justamente al Bósforo, se han arrojado a sus aguas, para evitar los disparos del atacante.

El periódico turco Hürriyet, asegura que, la policía turca tiene fuertes indicios de la identidad del asaltante, pese al bloqueo informativo que se activa después de un ataque como el del 1 de enero. El mismo medio publica una entrevista a un joven del staff de la discoteca que asegura que en el lugar habría unas 500 personas en el momento de los disparos. Las victimas mortales ascienden a 39, 14 mujeres y 25 hombres. Entre los fallecidos no hay ciudadanos españoles.

Un punto llamativo del supuesto atentado del domingo en Estambul es la reacción del terrorista. A diferencia de otros ataques atribuidos por Daesh, el atacante, dejó el sitio con vida. Algunas especulaciones apuntan a un cambio en el perfil psicológico del terrorista, una persona que tiene valor por su vida y no se inmola. Sin embargo, especialistas en el Estado Islámico, sostienen que el terrorista de la sala Reina, vio la oportunidad de escapar y así lo hizo, pero que estaba dispuesto a morir como todos los fundamentalistas que han actuado hasta el momento.

¿Por qué Turquía está en la mira de los terroristas?

Cerca de 20 atentados en solo un año, el 2016, han azotado Turquía. Las tensión religiosa, internacional y política han puesto en el foco de mira del #Terrorismo al país. Durante el último año han muerto en manos de terroristas 300 personas, solamente en Turquía.

Desde hace 30 años el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), combate en territorio turco abogando por su autonomía. Han perpetrado varios de los ataques sufridos por el país. Por otro lado, la posición turca en la guerra en Siria la ha enfrentado al Estado Islámico abiertamente.

El ataque del pasado domingo, era algo previsible, el país había desplegado refuerzos policiales en las calles de la ciudades más importantes del país. Según algunos medios locales, Estados Unidos habría advertido de un posible ataque terrorista en Estambul hace apenas unas semanas. #Unión Europea