El comunicado se hizo oficial el jueves por la mañana. Las Fuerzas Armadas sirias enviaban la noticia del alto al fuego a través de la agencia de comunicación SANA. El pacto excluye al Estado Islámico (IS por sus siglas en inglés) y al antiguo Frente Al Nusra, por ser considerados fuerzas terroristas.

Este alto al fuego es el inicio de las negociaciones que abren un nuevo camino de paz en #Siria. Por su parte el presidente ruso Vladímir Putin ha manifestado que acuerda con sus ministros de Exteriores y Defensa y que considera que este acuerdo permite reducir la presencia de militares en Siria, sin que esto signifique dejar de combatir al terrorismo.

El pacto incluye un acuerdo entre los grupos rebeldes, apoyados por Turquía y el régimen del actual presidente Bachar el Asad, apoyado por #Rusia, para comenzar a negociar la paz en la región.

Desde el 2011, cuando comenzara el conflicto armado en Siria, el gobierno turco se ha convertido en el principal sostén de los rebeldes. El comunicado de prensa emitido ayer juves para anunciar este pacto, informa que las partes cesan todo ataque, inclusive los aéreos y que, de momento, los mandos intervinientes mantendrán las zonas bajo su dominio.

Las tres partes firmantes del acuerdo han solicitado a sus tropas y fuerzas que respeten el acuerdo de paz. De esta manera se inicia una vía para tratar de poner fin al conflicto armado que se ha cobrado la vida de más de 300 mil personas en territorio sirio.

El apoyo de la Fuerzas Aéreas rusas ha servido de mucho para lograr que el ejército local venciera a los insurgentes en los últimos enfrentamientos, especialmente en Alepo. Recientemente fueron expulsados los rebeldes de la ciudad más importante del país.

La noticia del pacto para evitar ataques entre las fuerzas rebeldes y el Ejército Nacional, llega apenas 24 horas después de que la embajada de Rusia en Damasco sufriera un atentado que no causó víctimas mortales pero alertó a Moscú de las intensiones de los insurgentes.

El ataque se produjo sobre las 10 de la mañana (hora local) con 2 morteros, uno de ellos explosionó, pero el otro fue desactivado. Rusia no ha informado sobre posibles heridos, por lo que se deduce que, al caer en las inmediaciones, no habría provocado víctimas.

Desde Moscú no dudaron en culpar del ataque a los grupos rebeldes de Gouta Oriental, escondidos en las afueras de la ciudad de Damasco, a unos 4 kilómetros de la embajada rusa en la capital siria.

El giro que ha dado el enfrentamiento armado en Siria desde la intervención rusa es significativo. Desde hace poco más de un año, cuando Putin envió inteligencia militar a Siria, sus bases diplomáticas han sufrido ataques como el de este miércoles con peores consecuencias. Hace poco menos de un mes, Alexander Kinshchak, embajador ruso en Damasco advertía de los riesgos y dificultades de las misiones diplomáticas en el país.

Las palabras de Alexander Kinshchak cobraron verdadero sentido cuando el 20 de diciembre pasado, un policía turco asesinara al embajador ruso en Ankara.