Ha comenzado a ser tristemente frecuente la reflexión posterior a unos comicios que asegura que la mayor parte del pueblo no sabe qué está votando. Qué o a Quién. Analizar sociológicamente unos resultados electorales ya no es un trabajo simple de politólogos bien avenidos que debaten entre unas u otras propuestas.

Figuras impopulares que, tras una larga campaña electoral y con todas las papeletas en su contra, terminan por dar vuelta resultados inverosímiles.

Para muchos analistas políticos, el referéndum del pasado domingo en Italia, era más una consulta de aprobación personal del ex primer ministro, Matteo Renzi, que una encuesta sobre si debe o no renovarse la constitución.

Anuncios
Anuncios

El no haber sido elegido por el voto popular, generaba en Renzi cierta inseguridad que debía fortalecer o cambiar.

Los mismos teóricos de este veredicto, aseguran que, la gran mayoría de los italianos (ha votado cerca del 70 % del electorado) no sabía fehacientemente qué estaba votando. La negativa a modificar la Constitución no hacía tanta mella, como las ganas de quitar a Renzi del poder. #Unión Europea