#Venezuela ha vivido una navidad triste. Poblaciones sin agua, ni electricidad, escases de alimentos y el vaticinio de una nueva revuelta social el próximo lunes angustian aún más a los ciudadanos.

La oposición llama a un paro y movilización, para el 1 de enero, día previo al fin del plazo para cambiar los billetes de 100 Bolívares. El saludo navideño del Papa Francisco, pidiendo por la tensa situación en Venezuela, ha levantado las voces de los indignados. “La situación no es tensa, es crítica” responden a la frase que creen no ayuda a resolver la grave realidad social.

A la política de Maduro no le basta con la pobreza en las calles, ni la incertidumbre de sus ciudadanos, apunta a todo lo que considera desestabilizador.

Ayer lunes han declarado, por orden del Tribunal Segundo de Juicio del Circuito de Protección de Niños y Adolescentes de Caracas, el director y la productora de la última película censurada por Maduro, El Inca.

Anuncios
Anuncios

Desde que se estrenara el trailer de la cinta, la polémica se apoderó de ella. La historia personal de Edwin “el Inca” Valero motivó a Ignacio Castillo Cottin (director y guionista de la película) a llevarla al cine.

Pese a que, un porcentaje de lo recaudado estaba destinado a una fundación que ayuda a los hijos de 10 y 12 años de Valero, para el director la familia tiene mucho que ver con esta decisión de retirar la película de las salas. Ayer en Tribunales, poco pudo hacerse, porque ni el Juez, ni los demandantes habían visto la cinta que llevaba más de 2 semanas en cartelera.

Para Castillo Cotín, no solo la censura política termina con el éxito de su historia, allegados a Valero le pidieron durante las charlas que el realizador mantuvo con ellos previo al film, que uno de los hermanos del púgil protagonizara la cinta.

Anuncios

La negativa de Castillo Cottin, habría provocado la denuncia, que hasta la fecha ha logrado que “El Inca” dejara de exhibirse.

La historia del “héroe” chavista acusado de asesinato

Aunque el Tribunal excusa su accionar para proteger la intimidad de los 2 hijos menores de Valero, la proximidad de púgil con Chávez hace sospechar que los verdaderos motivos sean otros.

Valero llevaba tatuado en su pecho la bandera de su país y el rostro de Hugo Chávez, así lo conoció el mundo, como el campeón de boxeo venezolano, deportista preferido del militar.

Edwin Valero, tenía denuncias por violencia de género, había golpeado a su propia madre y a su mujer en reiteradas ocasionas. Sin embargo, las víctimas retiraron la acusación y Valero reconoció su adicción al alcohol.

Jennifer Viera, de 24 años y madre de los 2 hijos del boxeador, murió la madrugada del 17 de abril del 2010 en un hotel de Valencia, Venezuela. Según los primeros testimonios, Valero habría declarado al personal del hotel que había asesinado a su mujer en la habitación.

Anuncios

El final trágico del ídolo popular

Valero apareció ahorcado en la celda, 2 días después de la muerte de su esposa. El dos veces campeón del mundo, moría a los 29 años, de manera extraña y con la supuesta confesión de haber apuñalado a la madre de sus hijos.

Originario de un hogar muy pobre y con desavenencias, el boxeador consumía drogas desde los 11 años y tenía conductas paranoicas. A los 20 un accidente en motocicleta le deja una lesión cerebral tan profunda que, Estados Unidos le denegó el permiso para pelear allí. Amigo del presidente, no dudó en catalogar de ataque a Chávez esta prohibición.