Mauricio #Macri ganó las elecciones presidenciales del 2015 terminando con 12 años de kirchnerismo. El líder del PRO, partido de centroderecha, asumió el 10 de diciembre del 2015 y, cumplido un año de su mandato, hay muchas promesas que no lograron cumplirse.

En el debate presidencial previo a las elecciones, primer debate presidencial en la historia de #argentina, Macri sostuvo que lucharía por la pobreza cero. El problema es que no hay un panorama claro de la situación social debido a que en 2007 el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el cual mide la inflación y determina la población por debajo de la línea de pobreza, fue intervenido por el Poder Ejecutivo y los números de inflación fueron tergiversados, dando resultados muy bajos de pobreza y lejos de lo que indicaban otras consultoras privadas.

Anuncios
Anuncios

Además, el ex Ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció en 2014 que el índice no se mediría más en parte porque era considerada una “medida bastante estigmatizante”.

Con el cambio de gobierno se terminó la intervención del Indec y los números, hoy en día, son considerados más confiables por todos los espacios políticos. La última medición del organismo dio un total de 32,2% de pobres y 6,3% de indigentes. Esto serían 14 y 3 millones de personas respectivamente. Estos números son similares a los que brinda la Universidad Católica Argentina (UCA) la cual habla de un 32,6% de pobres cuando el año anterior era de 29%. Es decir que más allá del blanqueamiento de la cantidad de pobres, según la UCA hay más de un millón de nuevos pobres desde la asunción de Macri al gobierno.

El aumento de desempleo es otro ítem que preocupa al gobierno.

Anuncios

Para agosto de este año el número ya había alcanzado el 9,8%, es decir más de un millón de personas. Nuevamente, hay dudas con las mediciones del Indec que hablaban de un 5,9% de desempleo pero es indudable que, más allá del número del año anterior, sí hubo un aumento del desempleo. Parte de este número se compone de los despidos producidos en el sector público. Para el mes de julio se habían realizado más de 10 mil despidos solo en el Poder Ejecutivo, a los cuales hay que sumarle el Poder Legislativo, las gobernaciones y los municipios. Igualmente, se estimó que la mitad de este número eran “ñoquis”, es decir personal que cobraba pero no se presentaba a trabajar o no cumplían ninguna función.

Más allá de esta situación, el número más alto se dio en el sector de la construcción en donde hubo más de 100 mil despidos según Gerardo Martínez, titular de la Unión de Trabajadores de la Construcción (UOCRA). Esto se explica, en parte, por la situación caótica que se vivió en la transición de gobierno en donde el PRO, al asumir, frenó varias obras que estaban en ejecución con la excusa de investigar supuestas causas de corrupción.

Anuncios

Más allá de la extensión de la Asignación Universal por Hijo (AUH) a hijos de monotributistas, el gobierno de Macri no estuvo orientado específicamente a la política social sino que, por el contrario, ha tomado la decisión de ordenar la macroeconomía disminuyendo la inflación y el déficit, aunque no se vieron muchos cambios positivos dentro de este primer año. El panorama internacional para 2017, además, genera pronósticos poco alentadores en cuanto a política social. #Cambiemos