Pues sí, como dice el título, la alarma del yihadismo ya ha puesto el pie en España, donde ya en dos lugares del país se ha arrestado a más de un miembro del grupo islámico.

Ha sido en las provincias de Andalucía (Almería) y en Galicia (A Coruña), donde la policía ha arrestado a cuatro presuntos yihadistas debido a su proximidad con la red de inmigración del DAESH (Grupo Terrorista Del Estado Islámico). En este momento la policía está investigando la relación de al menos uno de los terrorista arrestados, con uno de los implicados del atentado de París en 2015 y no sólo en estos delitos, también se les acusa de estar involucrados en 6 intentos de ataque en el estado de fútbol en Saint Denis, en la sala Bataclán (en la cual hubo hasta 130 víctimas) y en locales privados, entre ellos, diferentes restaurantes.

Anuncios
Anuncios

También, el lunes cuando fueron arrestados los miembros del DAESH, se supo que estos terroristas estaban relacionados con el grupo terrorista arrestado de Austria (en Salzburgo) un mes después de los atentados que se llevaron a cabo por Europa.

Ante todo esto, el nivel de riesgo de terrorismo ha subido al nivel 4 (de 5), por lo que se ha tomado la decisión por parte de la Guardia Civil, de aumentar la seguridad en cuanto a personal en lugares como en aeropuertos, fronteras tanto terrestres como marítimas y puertos. Con todo ello también se ha profundizado considerablemente la investigación de las redes de inmigraciones de terroristas antes mencionadas, para tratar de evitar que más grupos islámicos lleven el #Terrorismo a más partes de Europa.

A pesar de las decisiones de seguridad ya tomadas, los habitantes españoles comienzan a inquietarse al recordar lo ocurrido en Francia, causado por un grupo islámico enlazado con los que han sido capturados en España.

Anuncios

Los puntos y eventos más visitados en el país (España) estarán más vigilados hasta que la alerta vuelva a bajarse al nivel en el que estaba antes. No obstante hay quien piensa que éstas medidas debieron ser llevadas a cabo antes de lo que ha pasado.

La pregunta que aterra la cabeza de los españoles: ¿Es ya lo suficientemente tarde?