Las redes sociales propulsaron una serie de comentarios xenófobos tras los asesinatos de dos estudiantes en #Alemania. Cuando la policía detuvo al principal sospechoso, un refugiado afgano de 17 años, los críticos de Merkel aprovecharon la ocasión.

La canciller y miembros de su partido han manifestado públicamente que “estos asesinatos ya se cometían antes de que llegara el primer refugiado” y pidió que la alarma social no ensucie ni estigmatice a un grupo social.

El odio que han disparado estos crímenes de Friburgo ha contribuido a que algunos medios de comunicación tomen partido. Desde hace un tiempo, algunos periódicos digitales, han optado por desactivar los comentarios de su web cuando el artículo publicado hace mención a los #Refugiados.

Anuncios
Anuncios

Algunas cadenas, han preferido no fomentar la ola de odio generalizada, suprimiendo de sus telediarios esta información.

El año pasado, cerca de 850 mil personas llegaron a Alemania como demandantes de asilo y según investigaciones, la cantidad de delitos que han cometido son similares a los de la media de la población alemana.