Un nuevo episodio de violencia y muerte ha tenido lugar la tarde del lunes 19 de diciembre en una galería de arte de Ankara, Turquía.

Andrei Karlov, de 62 años, embajador ruso en este país, estaba presentando la muestra "Rusia vista por turcos" en el atril cuando repentinamente encontró su fatal destino, siendo asesinado a balazos.

El tirador homicida es un presunto policía de 22 años. Fue identificado como Mevlüt Mert Altintas. Según informó el periódico español El País, el joven accedió al Centro de Arte Contemporáneo de la Municipalidad de Cankaya disfrazado de guardia de seguridad y así pudo acercarse a tan sólo unos metros de distancia del funcionario ruso, desde donde le disparó a quemarropa.

Anuncios
Anuncios

Fuentes de la embajada rusa en Ankara informaron que podría haber pertenecido a un grupo de islamistas radicales. En las próximas horas, estaba prevista una reunión entre Rusia, Irán y Turquía para tratar un alto al fuego en Alepo, ciudad de Siria castigada por la guerra desde hace años.

Los testigos del abrumador inccidente informan que se escucharon varios disparos y que el atacante gritó: “¡Fuera!”.

De acuerdo con los testimonios, disparó al embajador por la espalda cuando Kárlov estaba terminando su discurso en la ceremonia de apertura de la exposición, quien después de recibir los disparos se desplomó.

Tras el atentado, la policía turca inició un tiroteo con el asaltante, quien según las primeras declaraciones oficiales fue dado de baja por las fuerzas de seguridad. Según los testigos, se ha podido tener constancia que durante dicho atentado resultaron heridas otras tres personas.

Anuncios

Un vídeo que circula en redes sociales y en los medios rusos, muestra el momento exacto de los disparos. En él se ve como, después de arrebatar la vida a Karlov, el atacante vestido con un traje grita: “No se olviden de Alepo, no se olviden de Siria, hasta que sus habitantes no estén seguros, ustedes tampoco lo estarán”, antes de dispararle al diplomático.

Se trata sin duda, de un trágico episodio que incrementa el ambiente de inseguridad e inestabilidad social y se suma a la debacle de nuestros tiempos, en los que la guerra se pone por delante del ser humano. #Atentados #Muerte Embajador Ruso