Después de las elecciones de los EEUU y la victoria de Donald Trump, las posiciones de muchos de sus aliados quedan en suspenso. Las declaraciones de #Donald Trump sobre la retirada de su país del ámbito de la intervención internacional, deja a los miembros de la OTAN huérfanos de líder. Si el país que lideró la organización durante tantos años, ahora decide no involucrarse en conflictos que no les son propios, el significado de la OTAN queda fuera de juego. Esta nueva situación esta en la mente de todos los presidentes de los países miembros, a los que les sería imposible articular las operaciones que vienen realizando sin el apoyo en todos los sentidos de los EEUU.

Anuncios
Anuncios

Bajo esta nueva situación global, mandatarios como #Angela Merkel comienzan a mover ficha para no quedarse fuera de juego. En este contexto la canciller alemana ha declarado; "La situación que enfrentamos en el mundo, sobre todo a la luz de las elecciones presidenciales en EEUU, requiere que las posturas se formulen de nuevo, en primer lugar sobre cosas tan importantes como la OTAN o las relaciones con Rusia". El país europeo es un socio comercial muy importante de Rusia, y la postura de la OTAN en los últimos años, no ha hecho más que alejar sus intereses comerciales. El empeoramiento de las relaciones con el gigante ruso, comercialmente son un fracaso para Alemania, pero ayudan a mantener a los críticos con el gobierno de Putin en un perfil bajo.

La crisis de Ucrania sigue muy viva y es un escollo muy importante entre las relaciones de la zona euro con el gobierno ruso. Las relaciones que la propia OTAN lleva manteniendo con Ucrania, son un grave problema para la diplomacia europea, y una opción mal tomada por sus socios, incluida Angela Merkel.

Anuncios

El apoyo diplomático y logístico que la OTAN otorgó al golpe de estado que hizo a Petró Poroshenko presidente de Ucrania, y la tibieza con la que se pronuncian sobre la guerra civil que el país vive, colocan a los europeos en conflicto con Rusia.

Otro foco de tensión creciente es Siria. Los miembros de la Alianza Atlántica se han posicionado a favor de grupos de insurgentes, que después de años de conflicto, se ha demostrado que tienen demasiadas vinculaciones con el Daesh, o con terrorismo internacional. Este es otro de los graves conflictos que separan a Rusia de sus vecinos europeos.

No es de extrañar que ante estos graves conflictos de intereses, la canciller alemana prefiera dejar su posición en suspenso. Si los EEUU se alejan de la OTAN, a Europa solo le queda acercarse a Rusia, es lo natural y lo que siempre debió suceder para beneficio de ambas partes. #Siria