Después de cuatro semanas de violentos combates, las fuerzas armadas del gobierno sirio están a punto de tomar la ciudad de #Alepo. Mientras, la ONU se muestra escandalizada por los informes sobre atrocidades cometidas contra los civiles por parte del ejército del #ISIS, que al replegarse no duda en acabar con la vida de quienes queden en la ciudad.

Los yihadistas rebeldes, a punto de perder sus últimas posiciones ante el empuje del brutal fuego enemigo, perderán con ésta la segunda ciudad del país. Es el mayor revés bélico de los insurgentes desde el estallido de la guerra en el año 2011. Al acabar en asalto, el gobierno legítimo habrá recuperado el control de las cinco mayores urbes sirias.

Anuncios
Anuncios

Aunque es de señalar que el estado en que se encuentran tales ciudades es próximo a la ruina, con una gran parte de sus edificios completamente destruidos o directamente irrecuperables.

A los terroristas sólo les queda el control de dos de los barrios más importantes de la ciudad, además de algunos pequeños sectores. En el año 2012, el este de Alepo era un bastión del ISIS, hoy están a punto de ser expulsados de la ciudad. La ofensiva lanzada por el gobierno sirio y sus aliados el 15 de noviembre ha entrado en su fase final, según declaraciones del director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La televisión #Siria muestra grupos de soldados leales al gobierno celebrar la próxima victoria lanzando tiros al aire, a la población agitando alegre retratos del Bachar Al-Asad en plazas y calles y a grupos de militares y civiles gritando "¡Alah! ¡Siria! Bachar".

Anuncios

Mientras tanto, al sur de la metrópolis devastada, los combates prosiguen con fiereza. Terribles combates aéreos y bombardeos masivos, tiros de ametralladoras pesadas y francotiradores apostados en cada rincón de cada ruina, combates a muerte cuerpo a cuerpo, casa por casa, palmo a palmo del terreno en disputa. Una urbe inundada de sangre y reducida a escombros. Los civiles huyen como pueden de la zona de conflicto.

La ONU teme por los civiles víctimas del conflicto. Según algunos observadores en la zona se ven grupos de mujeres y niños, algunos heridos, durmiendo en la calle abrazados a sus maletas. La guerra devora a los débiles con avidez y sin piedad, aún hoy en nuestro mundo de ciencia, progreso y tecnología.