La vida de #Fidel Castro y su séquito estuvo plagada de incoherencias. Líderes de la libertad, autoproclamados, que no dudaban en fusilar, exiliar y encarcelar a los de pensamiento opuesto. Pocas cosas redimen tanto y tan rápido como la muerte y esta no parece ser diferente.

La Habana amaneció este lunes, el primer día de los funerales para despedir a Fidel Castro, con las principales avenidas de la ciudad cerradas al tráfico. Dos días, hoy finaliza el periplo por la capital, para despedir al máximo líder político del país.

Los 10 años en los que Fidel Castro relegó su mandato a su hermano Raúl, no lo han hecho desaparecer de la vida cubana, ni mucho menos.

Anuncios
Anuncios

Su figura desmejorada y apagada por el correr de los años, no ha sido más que un bastión omnipresente en la vida de los más de 11 millones de cubanos. De los 11 millones que habitan esa tierra cálida y musical y de los millones de exiliados que desde el viernes por la noche festejan su muerte.

Tony Sánchez vive en Miami desde hace 30 años dice que emigró por muchos motivos de su tierra natal, pero que todos esos argumentos que la llevaron a Estados Unidos estaban regidos por Fidel Castro. Sus hijos nacieron en Miami y probablemente ella nunca vuelva a Cuba a vivir. “Quiero ver a mi familia, mi tierra, mi gente, pero si mis hijos se quedan aquí (EEUU) seguramente yo también lo haga”. En su voz hay un tono de resignación, como si no regresara a Cuba solo por sus hijos, aunque luego aclara.

Anuncios

“Probablemente ya no la sentiría como mi casa”.

“Salí de allí siendo muy joven y ahora ya tengo una familia aquí. Mis hijos se sienten cubanos por sus padres, pero tienen costumbres estadounidenses, su escuela, sus amigos, sus gustos, son los mismos que los de cualquier niño estadounidense”.

Tony cuenta que, al enterarse de la muerte de Fidel Castro, su hijo mayor le preguntó si estaba contenta y ella se puso a llorar. “No me alegra la muerte de nadie, solo pienso en lo que tuvimos que hacer para salir de Cuba y sobrevivir. Su muerte me trajo a la memoria muchos recuerdos de todos estos años que no fueron fáciles. Si me preguntan, hubiese preferido no tener que irme de Cuba.”

Tony Sánchez se quedó el sábado en su casa, llamó a su hermana (que también vive en Estados Unidos) y siguió las noticias por televisión. No quiso ver a otros cubanos, ni llamar por teléfono a la familia que aún vive en la isla. “Ojalá sea el comienzo de una nueva etapa, como dicen, de momento hay que esperar hasta el 2018”.

Anuncios

Desde que la madrugada del sábado (hora española) se conociera la noticia de la muerte del dictador, no han dejado de sucederse los mensajes de condolencia y reconocimiento. No obstante, los líderes políticos internacionales, dudan en asistir a las ceremonias de homenaje póstumo.

Uno de los primeros en confirmar su asistencia ha sido el Rey emérito Juan Carlos. Presencia que se suma a la de Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y Nicolás Maduro. Estar allí, en el funeral de Fidel Castro, significa mucho más que un acto diplomático. De cierta forma es un apoyo al régimen y sus políticas.