El gobierno del presidente Donald #Trump que empezará el próximo 21 de enero, promete que una de sus primeras medidas será la de retirar a #Estados Unidos del Tratado Comercial del Pacífico (TPP con las siglas en inglés). Tras las promesas electorales de poner fin a la reforma sanitaria de su predecesor, Barack Obama, las deportaciones en masa de inmigrantes ilegales o la idea de construir un muro en la frontera con México, se impone esta idea que según el magnate neoyorquino es un desastre para el país.

Trump también ha anunciado en un comunicado que en lugar de este tratado, Estados Unidos negociará acuerdos comerciales bilaterales que devuelvan los empleos industriales al país.

Anuncios
Anuncios

Este tratado fue firmado por el presidente Obama en 2015 y establecía un marco de libre comercio entre 12 países del Pacífico, entre los que se incluían Estados Unidos y Japón, pero no China. El presidente electo ha prometido renegociar el acuerdo con México y Canadá, a los que ve como un destructor de empleo.

Durante la cumbre de Asia-Pacífico (APEC) celebrada este fin de semana en Lima, el presidente chino Xi Jinping declaró que China está dispuesta a asumir más aperturismo, lo que deja a Estados Unidos muy lejos de ese papel central. Pero este plan no es exclusivo de Trump, ya que la demócrata Hillary Clinton tenía en su programa una revisión del TPP para mejorar los intereses de los estadounidenses. Como diría Trump, América primero.

Entre otros planes para sus 100 primeros días como presidente, el magnate no menciona nada sobre la construcción del famoso muro en la frontera con México, de las deportaciones de inmigrantes ilegales y con antecedentes delictivos, y de poner fin a la reforma sanitaria de Obama.

Anuncios

Lo que sí anuncia es revisar la situación de los visados de empleo, un plan de protección ante posibles ciberataques, además de retirar el TPP. Mientras tanto, Trump prosigue sus reuniones en la Torre Trump de Nueva York para formar su equipo de gobierno y reuniéndose con otros dirigentes de la ultraderecha europea, a la vez que muchos norteamericanos siguen protestando por la elección del magnate como presidente. #Internacional