Unas largas horas de terror han vivido los habitantes de Nueva Zelanda desde que se registró anoche a las 23:02, hora local de este domingo, un terremoto de 7,4 grados de magnitud, con el epicentro localizado a 91 kilómetros al noroeste de una de las ciudades más grandes del país insular: Christchurch.

Poco después de difundirse la noticia, las redes sociales se han llenado de vídeos que registran los terroríficos segundos del desastre, así como también impactantes imágenes que muestran la destrucción causada en los establecimientos urbanos, personas en las afueras de las calles perplejas por el suceso, e incluso calles agrietadas que demuestran el terrible impacto del temblor.

Anuncios
Anuncios

Posteriormente, se han registrado réplicas sin aún conocerse de víctimas mortales. Por su parte, el Ministerio de Defensa Civil y Gestión de Desastres Neozelandés informó a través de su cuenta de Twitter sobre la aparición de un tsunami en la costa noreste de la Isla Sur, realizando la advertencia pública a los habitantes que procuren movilizarse a zonas elevadas o lo más lejos que puedan llegar a tierra adentro.

La situación geográfica de Nueva Zelanda hace que sea susceptible a sufrir terremotos con cierta frecuencia debido a que las dos islas están localizadas entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía, con un registro anual de 14.000 seísmos; aún cuando sólo un porcentaje menor es susceptible a percibirse inmediatamente.

En el mes de septiembre se había registrado el impacto de un tsunami en las costas del oriente de Nueva Zelanda, sin determinarse daños materiales ni pérdidas humanas.

Anuncios

Aunque como pasó hace unas horas, de vez en cuando se presenta el implacable potencial sísmico de la zona, como ocurrió en febrero de 2001, cuando un terremoto de magnitud 6,3 arrasó el país causando la muerte de 185 habitantes.

Días previos antes de aparecer este desastre natural, Nueva Zelanda había sido objeto de titulares en la prensa #Internacional por otras sorprendentes razones. La nación del pacífico se había visto como destino tentador por americanos a quienes no les hizo gracia el triunfo de Donald Trump en las pasadas elecciones por la presidencia de Estados Unidos y así como está pasando con su vecina Australia, y Canadá, podrían preparar sus maletas para mudarse a la tierra que inspiró los paisajes de El Señor de los Anillos.

Nueva Zelanda es un constante referente de los top 10 de países con mayor calidad de vida en el mundo por su alto apego a la democracia, sistema laboral próspero, y grandes garantías de servicios de salud y educación. Sin embargo, el territorio sísmico donde se asienta obliga al habitante e inmigrante a tener en cuenta que en ocasiones la ira de la madre naturaleza forma parte del estilo de vida neozelandés. #Sucesos #desastrenatural