Tras las votaciones en Estados Unidos y con la victoria de #Donald Trump, muchas son las preguntas que abordan la mente de cada uno de nosotros. Pero de verdad nos hemos sorprendido con la victoria, sinceramente creo que no, aunque todos deseásemos que no hubiese ganado la verdad es que no nos sorprende el resultado.

        Si hace un año nos dicen que Donald Trump va a ser el próximo presidente de los Estados Unidos, todos nos hubiéramos reído, o como muchos hicieron lo tomarían a broma. El desprecio es lo que hace que de verdad una idea surja, fluya y crezca.

       Cuando se hizo con la victoria en las primarias del partido republicano fue cuando el mundo empezó a cambiar risas por seriedad en todo lo que concernía a Donald Trump.

Anuncios
Anuncios

En campaña, una muy distinta las campañas llevadas a cabo en Estados Unidos, más agitada y más intensa de lo habitual, hemos visto dos perfiles muy diferentes. Por un lado #Hillary Clinton alejada de la realidad, con discursos típicos de quien lleva mucho tiempo en política y por consiguiente olvida lo realmente importante, encontró muchos apoyos conocidos, pero no tanto por convicción, sino por temor a Donald Trump. Durante todos los mítines mostró un perfil típico, sin sobresaltos y una línea muy pausada y marcada. Hillary apostó su cargo de presidenta al temor de los ciudadanos estadounidense a Donald Trump, no levantó entusiasmo entre sus votantes, no despertó ilusión entre los ciudadanos y ha acabado perdiendo. Ha perdido ante un Donald Trump que al contrario que Hillary levantó ilusión y esperanza en una parte de la ciudadanía, no tuvo miedo a decir aquello que quería, no tuvo demasiados apoyos públicos de famosos, pero cuando Clint Eastwood o Bruce Willis se ponen de tu lado son dos apoyos muy sólidos ante los ideales de los ciudadanos estadounidenses.

Anuncios

        Puede ser duro pero todavía hay un sector de la ciudadanía estadounidense que añora los tiempos en los que Estados Unidos se mantenía firme ante el mundo y hacía y deshacía a su antojo, así lo han demostrado a la hora de votar.

        Sinceramente, muchos esperaban que no ganaran, creyeron en las encuestas como Albert Rivera en las elecciones de España, pero si miraban los mítines veían que Donald Trump iba haciéndose cada mitin, cada día y cada semana más fuerte y más grande ante una Hillary sobrepasada por todo. Una Hillary que apostó su victoria al miedo por Trump, pero no fue observando que cada día Trump despertaba el mismo miedo, pero cada mitin y cada día ganaba más votos.

Pueden seguir todos nuestros artículos de política, sociedad, cultura, internacionales o TV en  https://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

#elecciones EEUU