El ejército ruso ha dado a conocer las imágenes de sus nuevas armas nucleares RS-28 Sarmat, que afirman que entrará en servicio en 2018.

Según un experto, estas armas son tan devastadora que haría parecer que las bombas atómicas  lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, por parte de los Estados Unidos en la segunda guerra mundial, parecieran frente al poder nuclear ruso como una “pistola de aire comprimido”.

Las bombas que devastaron las ciudades japonesas mataron alrededor de 129.000 personas, pero se cree que las nuevas armas rusas son unas veintenas de veces más letal. Según el Dr. Paul Craig Roberts, que es el ex-secretario asistente del tesoro para política económica, estas armas no solo podrían acabar con las tres cuartas parte de un área del tamaño del  estado de New York, sino también que sea habitable durante miles de años.

Anuncios
Anuncios

El presidente ruso Vladímir Putin dio personalmente la orden para que los militares de Rusia modernizaran por completo su programa de armas nucleares. El Ministro de Defensa ruso ha dicho que este era un paso necesario para “crear una fuerza de disuasión nuclear segura y eficaz  para las fuerzas estratégica de Rusia”.

La noticia del programa nuclear renovado de Rusia llego en un momento en que las relaciones entre las potencias Rusia y los occidentales están en su punto más pobre y critico ya que en el periodo de la Guerra Fría, después de unas series de disputas diplomática de alto nivel sobre la agresión militar de Rusia en Siria y los territorios en disputa en Ucrania.

Observadores del Kremlin han asegurado al público, continuamente, que Rusia se imagina que esta ola actual de mala sangre podría terminar en un conflicto nuclear.

Anuncios

Las nuevas armas son solo una manifestación de este temor dentro los establecimientos rusos. A principio de este mes, el gobierno ruso comenzó a correr taladros nucleares para asegurar que se preparen los civiles si su país es atacado nuclearmente por los Estados Unidos. Se ha dicho que en estos ejercicios participan 200.000 trabajadores de servicios de emergencia y cuarenta millones de civiles rusos.                                                                                                                                                                                                                                                                                       #Internacional #politca