El padre y el hermano del joven pescadero que murió el pasado viernes en Alhucemas (norte de Marruecos) tras meterse dentro de un camión de basura para tratar de impedir la destrucción de media tonelada de pez espada que le fue decomisada, hizo este martes un llamamiento a mantener la calma, según publica el diario marroquí Hespress.com.

La mercancía, cuya venta está prohibida en esta época del año, le fue decomisada al pescadero por las autoridades portuarias. De momento hay once detenidos, entre ellos dos policías y tres funcionarios, manifestaciones diarias, sobre todo, en las ciudades del norte de Marruecos, y hasta el rey Mohamed VI, de gira por África Oriental, envió a su ministro del Interior al funeral del joven Mouhcine Fikri, de 31 años, celebrado este domingo.

Anuncios
Anuncios

Detrás de las protestas en el norte del país está el temor a que el incidente se convierta en la chispa que prenda una ‘Revolución de los Jazmines’ en el reino alauí, similar a la que vivió Túnez cuando en 2010 el joven Mohamed Bouazizi, en paro, se prendió fuego para protestar por su falta de oportunidades. Las revueltas echaron del poder a Zine El Abidine Ben Ali tras 23 años de gobierno.

Las manifestaciones en Marruecos se han hecho masivas contra el trato que el funcionariado marroquí da a la población y, especialmente, contra la corrupción administrativa. También contra la dejadez del Estado en la zona del Rif (norte del país).

Este 14 de octubre, una semana después de las legislativas marroquíes, el rey Mohamed VI sacó los colores a los funcionarios en la inauguración del nuevo Parlamento.

Anuncios

El monarca se hizo eco así de las miles de cartas que recibe con quejas del mal funcionamiento de la administración pública y criticó el uso de las instituciones en beneficio privado.

En Marruecos no ha gustado que se compare lo ocurrido al pescadero de Alhucemas con el joven que se quemó en Túnez y que prendió la chispa de la Revolución de los Jazmines. Muchos marroquíes han recibido en sus teléfonos un mensaje anónimo que asegura que no quieren que las protestas deriven en el caos que viven otros países de la zona como Siria o Libia.

Aunque aún no se sabe quién activó la prensa del camión de basura que aplastó al joven Fikri, las detenciones de policías y funcionarios han aplacado las protestas. En una de ellas, en la propia Alhucemas, los manifestantes portaban banderas españolas, en alusión a la época del Protectorado Español (1912-1956).

Marruecos celebra la semana que viene, del 7 al 18 de este mes, la cumbre climática, un evento que el país pretendía utilizar para vender la imagen de estabilidad de Rabat y que se ve empañado por la muerte del pescadero de Alhucemas de la que se han hecho eco medios internacionales en Europa, Reino Unido y Asia. #Accidentes