La República de #Moldavia ha votado este domingo, en segunda vuelta, si mantener el progresivo acercamiento a la Unión Europea o decantarse del lado prorruso. El candidato del Partido Socialista de la República de Moldavia, Igor Dodon, que ya ganó en la primera vuelta con el 48% de los votos, se enfrentaba hoy a la candidata del Partido Acción y Solidaridad, Maia Sandu. Dodon ha consiguido la victoria con el 56% de los votos.

La sociedad moldava, harta de esperar mejoras que nunca llegan, decidía hoy entre seguir poniendo sus esperanzas en el sueño europeo o protegerse bajo el paraguas ruso. Para un país sin una fuerte identidad propia, divido entre población rumana y rusa y con más de un millón de habitantes en el exterior, estas elecciones pueden suponer el fin del sueño europeo moldavo.

Anuncios
Anuncios

El resultado favorable a la parte prorrusa tendrá importantes consecuencias en la vida de los emigrantes y residentes en el país. Por ello, la movilización del voto exterior ha sido mayor que en otras ocasiones aunque insuficiente para alterar el resultado final. En la embajada de Bucarest, por ejemplo, más del 90% de los votantes que depositaron su papeleta lo hicieron por la candidata proeuropea. Estos emigrantes, mayoritariamente jóvenes forzados a salir en busca de una vida mejor, se han movilizado en las últimas semanas a través de redes sociales para intentar revertir los resultados de la primera vuelta. Son aquellos que han comprobado las ventajas de la libertad de movimiento y trabajo quienes están menos dispuestos a dar marcha atrás. En un país ligado histórica y políticamente a Rumanía, la nueva generación moldava ha crecido observando las ventajas que sus vecinos han conseguido desde su incorporación a la Unión Europea en 2006.

Anuncios

Esos mismos jóvenes son hoy testigos de la victoria de Dodon entre las sospechas de fraude en el voto en las embajadas donde, en muchas de las situadas en ciudades de la UE, las papeletas se han acabado antes de tiempo dejando a una parte importante de los votantes sin la posibilidad de ejercer su derecho al voto.

El mundo mira aún con más atención si cabe a la geopolítica rusa tras la victoria de Trump. La toma de posiciones en los próximos meses será de gran importancia. También la vecina Rumanía tiene una cita el próximo diciembre con las urnas. Con temas tan importantes sobre la mesa como Crimea, la posición de la OTAN en los países del este de Europa o la guerra de Siria, elecciones como las de hoy repercuten más allá de a sus propios ciudadanos, siendo una pieza más del complejo puzzle geopolítico mundial. #Rumania #Rusia