La pública animadversión de los gobernantes de turno de EEUU contra Fidel Castro, tal vez hizo que el líder de la pequeña isla haya sido elegido como blanco de atentados para matarle o para removerle del poder, la causa más probable sería derivada de la llamada crisis de los misiles soviéticos en la isla de Cuba, la situación política mundial visiblemente volátil que daría como resultado la tristemente recordada “guerra fría”.

Las tácticas y técnicas relatadas en las series cinematográficas y policiales de Quántico y o Shield por ejemplo, quedan bastante cortas en comparación con algunas intentonas de quitarle la vida al líder cubano Fidel Castro.

Anuncios
Anuncios

Fabián Escalante que tuvo a su cargo la protección del mandatario de Cuba, cuenta, y nos parece escuchar cuando lo hace un guión de cinemática de destacada odisea.

Ahí está el intento de la novia, Marita Lorenz la cual tenía que proporcionarle cápsulas envenenadas, el supuesto intento fue un fracaso puesto que las píldoras se disolvieron en el frasco de crema humectante donde fueron camufladas, y que terminó por disolver el veneno.

Alguna posibilidad de ser real tiene el uso del producto depilatorio NAIR, y sobre todo, dudo que el llamado comité de inteligencia del Senado de EEUU haya determinado que el poder de Fidel Castro radicaba en su barba, a lo Sansón; y que era necesario que entrase en contacto con el producto sal de talio puesto en sus zapatos; aquí dispénsenme un breve interludio mientras opaco mi carcajada, el atentado por alguna razón también fue un fracaso.

Anuncios

El otro supuesto atentado con gas, de algún químico parecido al lsd, no fue precisamente para eliminarlo sino para desacreditarlo, el tema es que en un discurso de tantos que daba el gas le pudo haber producido locura temporal lo que haría que el pueblo de Cuba desconfíe de un líder loco.

Siempre según Fabián Escalante, el atentado más cercano para eliminar a Castro fue el del batido envenenado, que debió beberse Fidel, cuando el supuesto asesino quiso agregar el veneno en pastilla, este supuestamente también se derramó en el interior del refrigerador del lujoso hotel en Cuba.

Se suman a estos supuestos atentados el traje de neopreno con bacterias mortales, la jeringa venenosa, la pluma jeringa hipodérmica, el puro explosivo etc., etc., etc.

En una ocasión Fidel dijo que su salud y sus movimientos eran secreto de Estado, y también que su final sería el destino ni un segundo más de lo que le tenía preparado para vivir. Es un alivio que no haya dudas sobre las causas de su muerte. Lo demás es para mí pura especulación. Permanezco en espera de películas y libros sobre este inolvidable líder. #Accidentes #Denuncia #Historias