Las tropas iraquíes lograron entrar este martes, 1 de noviembre, en Mosul por el barrio de Kukyeli, uno de los suburbios de la ciudad. Allí recuperaron el edificio de la radio-televisión local, que es un objetivo simbólico. En este punto frenaron el avance y fijaron posiciones para evitar la salida de elementos islamistas, según informa la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS).

Los combatientes del ISIS se han retirado con sus familiares a la parte occidental de Mosul y el avance iraquí se ha ralentizado por la presencia de civiles en la zona.

Expertos de AICS aseguran a Blasting News que “limpiar una ciudad como Mosul no es algo que vaya a hacerse en una semana o en dos y además es imposible que cuando se considere limpia no existan elementos aislados que lleven a cabo atentados puntuales”.

Anuncios
Anuncios

Los analistas de AICS ponen en entredicho que los civiles sean usados como escudos humanos por la disminución de los ataques aéreos debido al temor de hacer blanco en fuerzas propias y contemplan que a partir de ahora quede un combate entre islamistas y fuerzas iraquíes “largo y muy costoso en vidas humanas”.

“Desde el punto de vista táctico, muy probablemente el Estado Islámico buscaba este escenario”, apuntan desde AICS a Blasting News. Del análisis de información recopilada tras la entrada de las tropas iraquíes en la parte oriental de Mosul, AICS concluye que la defensa de Mosul no era tan robusta como se preveía y que los islamistas no tienen suficientes elementos para frenar el avance. De ahí, recalcan, el uso repetido de VBIED (vehículos suicidas). Con estos datos en la mano, la agencia española de inteligencia privada considera que los yihadistas esperarán a que las fuerzas iraquíes lleguen al entorno urbano donde les esperarán, con seguridad, numerosas trampas explosivas porque la organización Estado Islámico cuenta con la ventaja de la preparación del escenario.

Anuncios

Muy parecido a Bagdad

Los analistas de AICS están convencidos de que en Mosul pasará lo mismo que ocurrió en Bagdad tras la caída de Saddam Hussein y la entrada de las tropas norteamericanas: el uso de la táctica de guerrillas en los combates urbanos causó muchas bajas a Estados Unidos, que nunca llegó a controlar la situación. “En Mosul debe esperarse una situación similar. Es poco probable que los islamistas busquen la llegada de refuerzos para intentar retomar el control”. La agencia española de inteligencia privada tiene datos para pensar que los combatientes de Estado Islámico se saben perdidos y en esta situación la única salida es pasar a la clandestinidad realizando ataques esporádicos y puntuales sobre objetivos de alto valor.

 AICS cree que a Estado Islámico le costará mucho explicar a sus seguidores que ha perdido el control sobre la ciudad en la que en junio de 2014 Al Bagdadi proclamó el califato. Por eso va a necesitar acometer una acción de intensidad media-alta que haga olvidar este fracaso y devuelva la imagen de poderío al Daesh.

Anuncios

De ahí que la agencia alerte sobre el peligro que se cierne sobre Europa: los terroristas necesitan acaparar la atención mediática en el plazo medio de 15 días. #Yihadismo