Un republicano en la Casa Blanca no es una navidad. Si lo es el hecho que el país con más derechos civiles, ha decidido votar por un hombre que quiere quitar estos derechos que han distinguido a #Estados Unidos.

El país del "sueño americano" se ha convertido en el país de incertidumbre. Ahora escuchar Bruce Springsteen cantar "Born in the USA" tiene todo otro sentido.

Con Donald Trump como presidente de Estados Unidos se puede prever una vuelta al pasado. Cuando los negros estaban separados de los blancos, cuando el Ku-Klus-Klan mataba y quemaba personas. Cuando ser gay era una enfermedad y ser mujer significaba estar en casa sometida al marido.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, hay una diferencia fundamental de aquel entonces con hoy, en aquellos días se luchaba por el cambio mientras ahora se votó para el regreso. Ironía de la naturaleza del ser humano.

Otra diferencia, Trump no tiene escrúpulos en usar sus armas. Hemos visto su eficiencia con la palabra, me da miedo pensarle en acción. Al mando del ejercito más grande y poderoso del mundo, con la tecnología más desarrollada y eficaz. Pronto llegará el momento de recordar estos cerebros en fuga. Y no será placentero.

Recordamos que la bomba atómica y la destrucciones de Hiroshima y Nagasaki se deben a un gran cerebro, Enrico Fermi, en fuga de Italia. Quien sabe lo que podría pasar hoy en día. ¿Cuál será la nueva Hiroshima y Nagasaki? Quizá Syria o Mexico...mejor no pensarlo y hacer como los estadounidenses que no pensaron en todo esto cuando fueron a votar para Donald Trump, o simplemente nunca se movieron de casa.

Anuncios

Esperando ver lo que será mañana, está bien recordar que no todo lo malo llega para hacer daño. Por primera vez Estados Unidos hace harakiri dejando el camino abierto a la Union Europea para consagrarse como la gran potencia mundial. Ahora está en las manos de los políticos de Bruselas no dejar escapar la ocasión y reforzar su poder económico y social.

Solo una grande UE, junta y compacta podrá salvar el mundo del declive que está viviendo. Sin ceder al populismo que sólo es fracaso. Gran Bretaña ya nos lo demostró. Los ingleses creyeron a las promesas de Boris Johnson y Nigel Farage. Ahora están intentando recomponerse después de haber caído en un agujero negro. Perdieron sus 'leadership' después de las dimisiones de David Cameron, entonces primer ministro y promotor del 'Remain', de los mismos Johnson y Farage promotores del Brexit que no sabían que más hacer cuando se dieron cuenta del gran error cometido.

Quizá ha llegado el momento para que los ciudadanos europeos dejen a un lado ese pasotismo y que Europa actúe como un gran Estado Unido. #Unión Europea #Donald Trump