Contra todos los pronósticos el magnate de la industria Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de los Estados Unidos; aunque no es muy agradable la noticia por lo que nos espera a los países de América Latina es justo mencionar las cosas buenas que también pueden pasar a corto plazo. Es justo reconocer que el presidente Trump está a favor de la #Antiglobalización, y si los grandes magnates (masones) lo dejan trabajar beneficiará a la larga a los países tercermundistas.

Ha habido muchas personas antes de él que han apelado a la antiglobalización sin que hayan sido escuchadas, pero tratándose del presidente de los Estados Unidos la cosa puede cambiar.

Anuncios
Anuncios

La antiglobalización es sinónimo de antirrepresión; pues la globalización industrializa y capitaliza a los países pobres, con lo que solo consiguen machacar toda esperanza de progreso y gobierno de izquierdas; globalización es sinónimo de destrucción, deforestación, dinero para los de siempre, empresarios con el sueño eterno de gobernar el mundo.

Este movimiento comenzó en 1994 con el EZLN en la sierra de Chiapas, México y se ha generalizado a través del planeta, sobre todo entre los países más marginados, una personalidad como Nelson Mandela se apostó a favor de la antiglobalización.

Hasta ahora nadie ha hecho caso a este movimiento, pues Estados Unidos seguía en manos de los globalizadores, pero ahora con Donald Trump a la cabeza podemos sentir que hay una esperanza para los países más jodidos que, aunque al principio vamos a sufrir las consecuencias con los cambios drásticos de políticas, y el muro, con el tiempo saldremos beneficiados con todos esos cambios.

Anuncios

Parece una utopía que dejemos de tener hambre en los países más pobres, pero es en realidad una gran esperanza de vida para millones de personas que mueren diariamente de hambre, para aquellos que están en gobiernos represivos que los tiene en la miseria total y sin empleo, para los pueblos como México que estamos en manos de políticos corruptos que nos roban en nuestra cara sin que podamos hacer nada.

Como dije al principio, si permiten a Donald Trump trabajar de acuerdo a su mentalidad, el mundo va a ser mejor. Igual y eso convenga a los que desean establecer El Orden Mundial y lo dejen en paz, sin fatídicos accidentes que le hagan perder la vida; ruego a Dios que así sea por el bien de los que más hambre de igualdad y justicia tienen.