El pasado 26 de octubre, tuvo lugar un bombardeo a una escuela situada en la localidad #Siria de Idlib, que se saldó con la vida de una docena de civiles. Tras el ataque, Human Rights Watch hizo eco de lo ocurrido y acuso a la Federacion de #Rusia y al gobierno de Damasco de haber bombardeado la escuela donde se encontraban los civiles, pero en especial a los rusos de haber cometido crímenes de guerra.

Por su parte, el gobierno ruso ha acusado a Human Rights Watch de mentiras infundadas, dado que se este organismo se basa en llamadas telefónicas de entrevistas a personas de dudosa estadía en el lugar de los hechos durante el bombardeo, y no aporta evidencias claras de éste, también que las acusaciones llegan con más de una semana de retraso tras el supuesto ataque, por lo que sus declaraciones no son veraces.

Anuncios
Anuncios

El Ministerio Ruso de Defensa, desplegó un dron el día 27 de octubre, cuya finalidad era el reconocimiento del área donde la escuela fue supuestamente bombardeada, analizar las imágenes obtenidas por el dron, y determinar la veracidad de las acusaciones del bombardeo a la escuela de Idlib.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, el Comandante General Igor Konashenkov, declaró que el UAV (vehículo aéreo no tripulado) o Dron, fue enviado en misión de reconocimiento, y según las imágenes digitales tomadas no se hallan evidencias de ningún bombardeo ocurrido en el día anterior, como indica Human Rights Watch, ya que no hay cráteres característicos de las zonas en tierra tras un ataque aéreo, ni daños en el tejado de la escuela.

El portavoz de Moscú dijo que esta información aportada por la Federación Rusa podía ser corroborada por la parte norteamericana dado que ese mismo día en que se desplegó el UAV ruso, el ejército norteamericano había desplegado otro UAV en la misma zona.

Anuncios

También justifica la parte rusa en su afán de excluirse de la acción militar en cuestión, que las imágenes aportadas por los elementos en tierra tienen resoluciones distintas, en diferentes horas del día y editadas en una. En todo caso, la Federación Rusa apoya la investigación y a su vez se desvincula de cualquier acción realizada sobre la escuela.

Una cosa está clara, y es que a toda costa cada parte implicada en los hechos, intenta acusar a la otra de acciones contra los civiles inocentes, pero lo cierto es que cada día ocurren bombardeos indiscriminados, ya sea por un lado o por otro y siguen siendo los civiles, y más aún, los niños los más afectados.

La localidad de Idlib está controlada por los miembro del Frente Al Nusra, y es una zona en conflicto desde que empezó la guerra en Siria, se mantiene una fuerte presencia de miembros de este grupo, los cuales se les asocian como una rama activa de Al Qaeda. #Derechos Humanos