La inesperada elección norteamericana nos presentó el segundo martes de este mes a #Donald Trump como nuevo presidente de los #Estados Unidos.

Aunque parecía que Hillary Clinton, junto a su partido demócrata, iba a gobernar el país los votos ocultos tomaron el poder y eligieron a su representante.

Tras el resultado, el magnate del partido republicano decidió cambiar algunas de las promesas que hizo.

De entrada la idea del muro en la frontera, que fue un pilar en su campaña, y que iba a ser un muro infranqueable, lo quiere convertir en una simple valla.

En cuanto a la deportación de los inmigrantes indocumentados, modifica su postura afirmando que lo único que quiere es expulsar a los criminales y a aquellos que tienen antecedentes penales, que podrían ser de 2 hasta 3 millones de habitantes.

Anuncios
Anuncios

Y una de las ideas más polémicas fue la de derogar y sustituir el Obamacare pero prometió en el encuentro con Obama que mantendría partes de Obamacare aunque agregaría costos.

A parte de estas decisiones, el presidente electo se reunió con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en Nueva York. Esta ha sido la primera cita con un mandatario extranjero después de repetidas sugerencias por parte de Donald Trump, porque considera que Japón debe asumir más carga financiera en relación con las fuerzas militares. En conclusión, Abe quiso mostrar que Japón y Estados Unidos siguen juntos.

Una de las últimas noticias es que Trump le ha ofrecido el cargo de asesor de seguridad a un general retirado, Michael Flynn, podría ser su mano derecha. Sin embargo el general, que fue muy criticado por Obama, no ha dado ninguna respuesta aún.

Anuncios

Un aspecto en el ámbito económico es que la fábrica de automóviles Ford que actualmente está en Lincoln, Kentucky no se trasladará a México.

Por último, el esperado encuentro entre Barack Obama y Trump que tuvo lugar pocos días despúes de los resultados, fue entonces cuando el nuevo presidente pisó por primera vez la Casa Blanca. Se reunió con el actual mandatario, Obama, con el presidente de la Cámara de Representantes, con el líder de la mayoría del Senado y con los líderes republicanos del Congreso.

Obama calificó la reunión como algo “excelente” y durante el encuentro le aseguró a Trump que iba a ayudarlo para tener éxito porque solo así el país tendría éxito. El mandatario afirma que es importante trabajar juntos independientemente de tendencias y partidos.

Por otro lado Trump, quien juzgó y cuestionó a Obama, consideró que fue un gran honor reunirse con él.