Este domingo fue una completa pesadilla para los ciudadanos de la región de Oromia (ubicada en #Etiopía). Lamentablemente varias decenas de personas han fallecido en una terrible estampida acontecida con diversos enfrentamientos contra las autoridades.

Todo ocurría durante la celebración de una fiesta típica entre las tradiciones de la propia región, justo después de que las autoridades utilizaran una  importante cantidad de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Todo esto comenzó en la localidad de Bishoftu, la cual está aproximadamente a unos 40 kilómetros de la capital. De repente una multitud de personas empezaron a manifestarse en medio de la Irrecha, así llaman a la ceremonia anual de los Oromo

Éste, es el mayor grupo étnico de todo el país que continúa desde hace tiempo protestando incesante por todas las persecuciones injustificadas que existen por parte de las autoridades.

Anuncios
Anuncios

Son los Oromo, quienes forman un gran protagonismo en el país por dichas protestas, cuyo comienzo , tuvo lugar el pasado noviembre de 2015. Sus inicios dieron comienzo entre el centro y el oeste de la región de esta etnia, que tan sólo ocupa el 25% de la población,  más tarde cuando se empezaron a propagar por el resto del país.

Alrededor de 500 personas han fallecido a causa de la represión de las fuerzas de seguridad.

Pero el conflicto que tiene el gobierno con esta etnia, entre otras cosas, mantiene ciertos tintes urbanísticos. Los Oromo, son los que ocupan aquella tierra que está rodeando la capital, llamada Adís Abebeba.

Esta misma lucha que mantienen los Oromo, fue relevante a nivel internacional durante el verano, justo cuando el atleta etíope Fesiya Lilesa, logró cruzar la meta y al final lo hacía con los brazos cruzados por encima del pecho. Esto en una prueba de los Juegos Olímpicos celebrados en Brasil.

Anuncios

Dicho gesto formula una #Protesta, es un gesto típico de su etnia.  El maratonista confesó que, temía realmente volver a su país por dicha acción, pero que, no se arrepiente en absoluto.

Este domingo, entre los presentes, se encontraba un activista que pidió expresamente que se le mantuviera en el anonimato. Él, explicó a Efe, que la autoridad había usado gases lacrimógenos para poder dispersar así a cada manifestante que allí se encontraba y que esto, había provocado miedo a toda la multitud.

‘’Se veía de repente como la gente había salido corriendo. No paraban de correr. Algunos incluso caían en varias zanjas de unos 15 metros de profundidad. Era una auténtica locura y tragedia lo que estaba sucediendo. Otros caían incluso unos encima de otros. Esto empeoró muchísimo la situación’’. Así relataba el testigo, el cual dice que presenció al menos 20 muertes.