¿Han visto alguna vez un #caracol de unos diez, quince e incluso veinte centímetros de longitud? El EPA (Establecimiento Público Ambiental), alerta de poner "pies en polvorosa" si avistan al gran caracol africano. Su cáscara es recta, a diferencia de la curva del autóctono, y está adornada en listas color café y beige. Es muy importante este aviso, ya que el molusco puede producir serias y adversas enfermedades por contacto.

¿Cómo llegó a introducirse este caracol en el país? ¿Fue de forma premeditada? ¿Podría considerarse una especie de ataque? Ataque como tal no, pero importarlo fue una soberana imprudencia, con el dinero como telón de fondo (como siempre).

Anuncios
Anuncios

Ya se sabía desde hace tiempo de los riesgos que podría conllevar su inmersión, y aun así aquí está. La baba de caracol es archiconocida por su efecto estético y uno gigante reporta grandes beneficios a la industria. Otras razones, tomarlos como mascota, comerlos, e incluso para fines medicinales.

Son ya más de 400, y la especie llegó desde Brasil. Al ser una especie introducida, alóctona, no tiene depredadores naturales que controlen su crecimiento, que va en aumento. Es además, una de las 100 especies invasoras más peligrosas del #planeta.

A modo de recomendación, ni se les ocurra tocar su baba y en caso afirmativo deben lavarse inmediatamente la zona. Si no hay más remedio, deben deshacerse de ellos con guantes y eliminarlos después. Tampoco hay que consumirlo (al menos hasta que se verifique al menos su procedencia), porque estos moluscos pueden transmitir parásitos.

Anuncios

¿Cuándo vamos a aprender amigos? ¿Cuándo dejaremos a cada cosa en su lugar? ¡Qué manía de tocarlo todo, causando catastróficos impactos en todos los ecosistemas! Numerosas especies australianas llegaron al borde de la extinción por falta de alimento. Una de las razones, los conejos introducidos por el humano que arrasaban con la hierba, excavaban y robaban multitud de madrigueras a otros animales. La famosa mixomatosis viene como "arreglo" ante la situación que creamos, y vaya arreglo. Otro ejemplo es la peligrosa avispa asiática, destructora de abejas, que llegó desde Asia hasta el norte de España, o el agresivo cangrejo americano que ha causado verdaderos estragos a nuestro bello cangrejo de río. Ojalá algún día entremos en razón, y optemos por el equilibrio en todos los sentidos, si bien es cierto que no siempre ocurre esto de manera consciente, ¡así que mucho ojo! #Colombia