A las 20:00 horas de este 16 de octubre comenzó la ofensiva a Mosul, la mayor ciudad bajo la organización Estado Islámico y el punto en el que Abu Bakr al Bagdadi proclamó su califato en junio de 2014. Los primeros movimientos de las fuerzas de vanguardia, documentados por la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS), se iniciaron con tres líneas de progresión. Desde el sur avanzaron las fuerzas iraquíes, apoyadas por los peshmergas. Desde el este, los iraníes y desde el norte, los turcos. Estados Unidos se ocupa del apoyo aéreo con la 101 División Aerotransportada en labores de reconocimiento en profundidad y de los movimientos terrestres, los “consejeros” militares estadounidenses a través de las Unidades Delta, que actúan como patrullas en misiones de infiltración más allá de las líneas defensivas islamistas.

Anuncios
Anuncios

 En un primer momento, el avance fue rápido porque el ejército del Daesh se replegó a la zona urbana de Mosul estableciendo la conocida como “defensa sin idea de retroceso” o lo que es lo mismo: la lucha hasta la muerte. En las primeras 24 horas de la ofensiva, la línea del frente se quedó a 20 kilómetros de la capital. Pero el avance no fue homogéneo. Los iraníes se encontraron con más oposición aunque fueron las fuerzas turcas las que menos avanzaron.

 Los islamistas de la organización Estado Islámico bloquearon las vías naturales de entrada a Mosul, carreteras y caminos con obstáculos artificiales móviles. Colocaron posiciones de artillería y ametralladoras pesadas a una distancia que les permite abrir fuego sobre las fuerzas que intentan cruzar. Sin embargo, no han cubierto los caminos en los que se pueden usar medios acorazados sobre cadenas que podrían utilizar las fuerzas iraquíes, lo cual, según el informe de AICS al que ha tenido acceso Blasting News, da una idea “de las precarias condiciones defensivas de Mosul”.

Anuncios

 El ISIS ante la falta de medios artilleros de largo alcance y de grueso calibre, ha optado por lanzar ataques suicidas. Para ello utilizan vehículos conocidos, según sus dimensiones, como VBIED (Vehicle Borne Improvised Explosived Device) y SVBIED (Super Vehicle Borne Improvised Device).

 Este 19 de octubre se produjo un hecho importante. Murió en combate Ahmed Khattab Omar, jefe de Seguridad de Wilayat Niniveh, cuya capital es Mosul.

 En la ofensiva a Mosul, los islamistas tardaron tres días en utilizar los primeros sistemas antitanques ATGM modelo Tow, de fabricación norteamericana, comprados en el mercado negro por 50.000 dólares cada misil.

 El 20 de octubre, los islamistas se hicieron fuertes en Kirkuk. Un pequeño grupo de combatientes coordinados por Abu Islam al Iraqui, jefe islamista de Kirkuk, se infiltró en la retaguardia iraquí. Las fuerzas iraquíes se quedaron desconcertadas. “Desde un punto de vista estratégico la toma de Kirkuk por los islamistas no tenía ningún valor más allá de provocar un retraso en la ofensiva”, recoge el informe de AICS.

Anuncios

Los iraquíes tardaron 48 horas en limpiar Kirkuk de islamistas. Pero no fue la única sorpresa. El 24 de octubre otro grupo del ISIS tomó Rutbah siguiendo el mismo patrón que en Kirkuk: entrada a la fuerza y control de los puntos neurálgicos en unas horas.

 En los últimos días el avance de las tropas de vanguardia se ha frenado a dos kilómetros de Mosul por problemas tácticos generados por la falta de coordinación entre iraquíes, iraníes y turcos. En esta fase están colaborando, además de los americanos, blindados alemanes y canadienses con células de no más de 15 hombres ‘empotradas’ en la Línea de Progresión Sur. Su misión se limita a coordinar los movimientos de las tropas irquíes y peshmergas. Hasta que no esté todo preparado no se lanzará el ataque final sobre Mosul. #Yihadismo