Desde el 6 de Octubre circula por el Kremlin un informe del Ministerio de Defensa, que dice que Putin ha autorizado a sus comandantes navales a disparar y hundir los navíos de la OTAN en la zona de guerra del Levante. La estrategia denominada como control local, se debe al brote de hostilidades con Occidente, y en respuesta a las declaraciones de Mark Milley, Jefe del Estado Mayor del Ejército de los #Estados Unidos: 'Les daremos mucho más fuerte de los que les han dado en toda su vida'.

Con estas declaraciones del general Milley y sus aliados de la OTAN están haciendo ejercicios militares en la frontera y están declarando sus intenciones de destruir la federación rusa.

Anuncios
Anuncios

Las declaraciones del presidente de la Junta de Estado Mayor de EEUU, Joseph Dunford advirtiendo: 'para controlar el espacio aéreo en #Siria, necesitaremos ir a la guerra con Siria y #Rusia'; confirman que la administración Obama , se está acercando a la decisión de atacar directamente a las fuerzas del gobierno sirio. Esto, quebrantaría el ultimátum impuesto a EEUU por Putin de no atacar al ejército sirio, especialmente con bombardeos aéreos, supuestamente erróneos, al estar ya colocados y en funcionamiento los sistemas antiaéreos S-300 y S-400 cercando el espacio aéreo en Siria.

Las naves de la federación rusa, que Putin ha enviado al conflicto en Siria van equipadas con misiles Serpukhov y Zelyony Dol. Además, de la pequeña nave de misiles Mirazh, con anti-navíos Malakhiy y sistema anti-aéreo Osa-M.

Anuncios

Todos estos barcos se han equipado con el novedoso misil anti-navíos Brahmos, el misil más rápido del mundo a baja altura y uno de los 5 más mortíferos que existen. Lo más aterrador de esta operación, es que los barcos rusos también se han equipado con misiles de crucero Kaliber, y la autorización de su uso en 'control local': significa que seguramente estén armados con cabezas nucleares.

Los periódicos rusos están advirtiendo del peligro, de que una guerra directa con los Estados Unidos es ahora posible. Afirman que Rusia debería seguir protegiendo a su aliado sirio pero si los EEUU no cediesen en su empeño de atacar a Assad, esto podría llevarnos a una tercera guerra mundial.