México no está siendo capaz de ahuyentar el fantasma de #Violencia que tanto tiempo lleva atenazándole. De hecho, los últimos datos muestran un repunte en las tasas de homicidios poco alentador de cara al futuro inmediato. Si bien desde 2011 había habido una reducción notable en los índices de delitos, los últimos informes revelan un preocupante incremento en las cotas de violencia. En 2015 se cometieron más de 20.500 asesinatos, lo que se traduce en una tasa de 17 homicidios por cada 100.000 habitantes (en España se sitúa por debajo del uno por ciento, en torno al 0,7).

El pasado mes de mayo supuso un punto de inflexión negativo que evidenció el cambio de tendencia, pues el quinto mes del año se convirtió en la mensualidad con más homicidios desde septiembre de 2012.

Anuncios
Anuncios

Según las cifras que publica el Sistema Nacional de Seguridad Pública, la inclinación sigue siendo al alza.

Los informes más recientes del organismo público mexicano desvelan que, en términos de violencia,  el mes de agosto fue el peor que jamás haya vivido el país desde que Enrique Peña Nieto ejerce como presidente del gobierno. En esos 31 días se cometieron 2.147 homicidios.

Aunque no todos, un gran porcentaje de los episodios violentos que azotan al país están relacionados con los cárteles de la droga, algunos de los cuales controlan de facto extensos territorios del país. La lista de bandas es extensísima: el cártel del Golfo, los Zetas, Jalisco Nueva Generación, el de Sinaloa, los Caballeros Templarios, etc.

Los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y estos grupos criminales son constantes, así como los conflictos entre los propios cárteles.

Anuncios

Como es sabido, la actividad criminal de estos no se reduce al tráfico de drogas, sino que el secuestro, la trata y el comercio de seres humanos, los robos, la venta ilegal de armas o la extorsión a aquellas empresas que operan en territorios bajo su control constituyen una nutrida fuente de ingresos.

De acuerdo con la memoria anual publicado por Vision of Humanity, el impacto económico de la violencia en México  fue de 2.2 billones de pesos, es decir, el 13 % del PIB de la nación. Las estadísticas siguen siendo extremadamente negativas pese a las inversiones en la optimización del sistema judicial, pues más del 90 % de los delitos quedan impunes, fruto en algunas ocasiones de la corrupción del sistema. A ello hay que sumar que buena parte de algunos delitos no se denuncia. #mexico