Las amenazas de ataque nuclear en #Rusia están haciendo tomar medidas al gobierno de Putin, que después de los simulacros con más de 40 millones de personas, hace un nuevo llamamiento a la seguridad nacional contra ataques nucleares. Varios factores obligan al pueblo ruso a tomar dichas precauciones para sus habitantes. La insistencia de los #Estados Unidos de comenzar una guerra con Rusia antes de las elecciones presidenciales y su campaña mediática de desprestigio a los rusos por desmontar su campaña de apoyo a los terroristas en #Siria. Los lanzamientos de cohetes en misiones espaciales en la base de Montana, anunciados por la administración federal de aviación de EEUU el 15 de octubre, donde en dicha base solo hay misiles MIRV con ojivas nucleares de 100 kilotones.

Anuncios
Anuncios

También el sospechoso aumento de movimientos en la isla Diego García, que alberga una base de EEUU, donde se están reuniendo bombarderos y barcos cargados con bombas para armar los aviones.

La cadena de televisión rusa NVT, ha comunicado explícitamente a la población que se averigüen donde se encuentran los bunkers más cercanos. Evgeny Kiselyov, presentador de la cadena, pasó 2 horas criticando el comportamiento imprudente de EEUU y alertan al pueblo ruso de  que el conflicto podría tomar dimensiones nucleares.

La última vez que las autoridades rusas hablaron a su población de posible ataque nuclear fue en la guerra fría, pareciendo descabellado, pero parece que esta vez el Kremlin habla en serio. Sergei Markov, miembro de la cámara civica en Moscú, piensa que la guerra pordria comenzar antes de las elecciones presidenciales en EEUU; relata su plan de abastecimiento y refugio como protección en la inminente guerra potencial.

Anuncios

En algunas localidades como Perm, en los Urales, se han preparado refugios para que los habitantes pudieran seguir trabajando en tiempos de guerra. La mayoría de entrevistados sobre alternativas o consecuencias tras el ataque nuclear añaden su plan de refugio, como Olga Romanova, directora de ONG de ayuda a presidiarios, que ya ha decidido con su marido que solo llevaran agua y sus pasaportes.