Los usuarios de telefonía móvil saben lo importante que es tener una atención al cliente eficaz y no sólo eso, sino que lo ven como un bien necesario. Es por esta razón que la compañía británica de telecomunicaciones conocida por su nombre ‘’#Vodafone’’ ayer miércoles recibió una multa por el regulador británico Ofcomen en la que se exponía que debe pagar 4,6 millones de libras que en euros se traduce a unos 5,1 millones.

La #Denuncia viene sostenida a diversos fallos propiciados en relación a la atención al cliente y las quejas de los mismos. Ofcom indicaba que la supervisión del sector de las telecomunicaciones es de su menester.

Anuncios
Anuncios

Por tanto, una de las causas más notables son la penalización que existe hacia dos investigadores que han revelado, en gran parte, una desfavorable gestión a la hora de dar solución o atención a las quejas de sus clientes. Así como también la falta de computación de al menos 10.500 clientes de prepago que habían efectuado recargas en sus cuentas. Y esto sólo fijándose en los clientes de ‘’servicio prepago’’. Todas estas infracciones han sido cometidas desde enero del pasado año 2014 hasta el mes de noviembre del pasado 2015 y así sucesivamente.

El regulador comentó que a Vodafone se le hizo un descuento aliviador de un 7’5% del total de la multa recibida. Este descuento ha sido ofrecido debido a que Vodafone no se niega en absoluto a reembolsar a todos los afectados. Por otro lado, Lindsey Fussell, actual directora de la división del consumidor en Ofcom, asegura que lo ocurrido es inaceptable y de carácter grave.

Anuncios

Por lo que Vodafone deberá abonar dicha multa en, como mucho, 20 días.

Mismo mensaje advierte que quiere alertar a las demás compañías del sector para que no comentan el mismo error, sean prudentes y cumplan con la normativa. Mientras, Vodafone, se mostró receptivo aceptando las consecuencias y afirmando que lamentan profundamente lo que sucedió con sus sistemas y procesos a la hora de actuar.

Han atribuido que los casos de los terminales con servicio de prepago se debían a una compleja migración informática de todas las cuentas al cambio del sistema a uno nuevo desde el último instalado en 2013. En la actualidad ya son una mayoría de afectados los que han sido reembolsados. Cuentan que la cantidad aproximada de los reembolsos equivale a unas 14,35 libras (unos 16 euros) por cada una de las personas.

Así mismo, también decidió donar 100.000 libras (unos 120.000 euros) a diversas organizaciones de orígenes benéficos a modo de compensación.Complementando lo anterior, también han decidido invertir unos 30 millones de libras (33 millones de euros) para así poder dar una importante mejoría en sus servicios para todos los clientes, incluida su atención personalizada.