Se trata de un resultado inesperado, ya que todas las encuestas vaticinaban una victoria holgada del "sí" que sin embargo cosechó una derrota muy ajustada con el 49,78 % de los votos emitidos. Sorprende la abultada cifra de abstención en un proceso tan crítico para Colombia.

El presidente del país que promovió activamente el "sí", Juan Manuel Santos, ha asumido la derrota y su responsabilidad en lo acontecido, aunque ha aseverado en declaraciones inmediatamente posteriores que "todos, sin excepción, quieren la paz", tratando de impulsar las bases para un nuevo proceso de diálogo que implique a todas las fuerzas políticas.

Anuncios
Anuncios

También ha indicado que a pesar de su derrota y del duro golpe que supone para su partido "#NO se rendirá".

El expresidente Álvaro Uribe por su parte, en la oposición desde hace siete años y férreo defensor del "no" al considerar que el acuerdo de paz condonaba los delitos perpetrados por la guerrilla, sale reforzado tras esta jornada. Con todo, también ha tendido la mano al presidente Santos respecto al nuevo proceso de acuerdo nacional.

Santos ha aclarado, tratando de tranquilizar a la población, que el alto el fuego acordado con las #FARC sigue vigente. El líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", también ha intercedido en ese sentido aclarando que las FARC mantienen "su voluntad de paz" y "su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro".

Anuncios

En este horizonte incierto una cosa queda clara: la fractura de un país en que el "no" ha triunfado por un estrechísimo margen, 53.894 votos de los 34.899.945 habilitados para acudir a las urnas, apenas un 0,43 %. Cuatro años de negociaciones que habían cristalizado en el acuerdo de paz rubricado en La Habana quedan, al menos por el momento, en el aire. Medio siglo de conflicto ha traído a #Colombia 220.000 muertos y 45.000 desaparecidos, así como millones de desplazados; sorprende la elección del "no" de cara a cerrar una etapa tan sangrienta, aunque cabe destacar la voluntad de todos los grupos a dialogar y a encontrar el consenso.