No es la primera vez que el candidato republicano a la Casa Blanca se ve envuelto en un escándalo.  Siendo sinceros todos los medios de comunicación deberíamos reconocer que en ningún momento se esperaba que #Donald Trump ni tan siquiera ganara la primarias de su partido, pero contra todo pronóstico se alzó victorioso, victoria que al igual de sorprendente resultó de clara ya con bastante antelación.

         Excéntrico como él sólo y siempre un personaje público que no deja indiferente a nadie, ese es el perfil del candidato republicano, al igual que prepotente y chulesco en cuanto a su riqueza, pero sólo son actitudes que en un principio simplemente llamaban la atención.

Anuncios
Anuncios

Con el tiempo fue siendo señalada por sus ideales, acusado por diferentes medios y personalidades famosas de xenófobo y utilizar la #Xenofobia para resaltar durante la campaña electoral del Partido Republicano.  Actitud que en su día también levantó recelos entre figuras importantes internas del propio partido.

       Pero Donald Trump parece levantar enemistadas al igual que admiraciones, podrá gustar más o menos su personalidad, su forma de actuar, pero ha llegado no sólo a ser el candidato Republicano, sino que antes del primer debate le disputaba la victoria, siempre según las encuestas proporcionadas, a Hillary Clinton.  Bien es cierto que el primer debate se decantó para el lado Demócrata, donde todos los especialistas internacionales afirmaban que la ganadora era la Candidata Clinton.

       Desde aquel día parece que todo se ha torcido para el candidato republicano, tras perder el debate y caer en las encuestas ahora se ha visto envuelto en otro escándalo.

Anuncios

En esta ocasión muestra la faceta machista de Trump. En unas grabaciones se escucha como el millonario alardea de haber “agarrado el coño, a una mujer por las bravas, así como se oían otros abusos sexuales. Algo que no sólo le ha hundido popularmente, sino que internamente ha perdido el apoyo de muchas personalidades del partido que han llegado a afirmar que no votarán al partido Republicano si Donald Trump no dimite.   El propio Trump ya ha afirmado que no dimitirá, puesto que nunca deja nada sin finalizar.  Aunque en el mediodía del domingo estadounidense fueron varios  dirigentes republicanos los que pedían la renuncia de Trump y veían con buenos ojos que Pence fuese el candidato, algo que a Trump no le hizo cambiar nada en su pensamiento. Quizás el líder más destacado es John McCain, quien fuera candidato en el año 2008 y que públicamente ya ha afirmado que no votará a Trump, aunque sí vería con buenos ojos a Pence para que los Republicanos recuperaran su voto. Sin duda alguna estamos en las horas más bajas de Trump ¿resistirá esta situación o por el contrario abandonará su candidatura a la Casa Blanca.

Pueden seguir todos nuestros artículos en la siguiente página  https://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

#Machismo