Durante esta última semana los ánimos bélicos entre #Estados Unidos y #Rusia se han caldeado considerablemente hasta límites nunca antes vistos en la historia. En Washington la administración de Obama se reunió el pasado 5 de octubre para decidir qué medidas tomar contra #Siria, tras romper los pocos lazos de unión que le quedaban con Rusia, en camino hacia el cese de las hostilidades.

Mientras tanto Putin prepara a Rusia para un posible ataque nuclear por parte de la coalición internacional de la que forma parte Estados Unidos, junto con la OTAN e Israel. Unos 40 millones de civiles rusos forman parte de un simulacro a nivel nacional ante grandes desastres naturales provocados por el hombre durante 4 días.

Anuncios
Anuncios

En Estados Unidos se hacen las pruebas de la bomba nuclear B61 y 2 de sus modificaciones en el estado de Nevada. Según las últimas declaraciones del jefe del Estado Mayor norteamericano, el general Mark Milley, en las que amenaza seriamente a todos los enemigos de EEUU, da a entender que se han están estudiando las posibilidades y estrategias de un enfrentamiento directo con Rusia. En las declaraciones que reflejan estos estudios hay términos que implican el conocimiento de altas bajas de los norteamericanos como: campos de batalla de alta intensidad letal, combates en zonas urbanas muy pobladas, y crear líderes y soldados que puedan prevalecer.

Esta rápida ola de acontecimientos llega por el ultimátum de Rusia de comenzar a usar los sistemas antiaéreos de última generación s-300 y s-400 que crearían un espacio de exclusión aéreo donde la aviación de la coalición no podría acceder a siria para prestar su apoyo a los terroristas apodados como rebeldes moderados.

Anuncios

Al verse incapacitado el poderío militar estadounidense en los cielos de siria el senador John McCain llama a derribar los aviones rusos y sirios para poder alcanzar la paz.

La última decisión de Putin de interrumpir la colaboración con el Gobierno Estadounidense podría ser reanudada bajo determinadas condiciones impuestas por Rusia. Este tratado incluiría el cese de las sanciones, pago de indemnización a Rusia por las sanciones, reducción de presencia militar en Europa del Este y abandono de la política de confrontación con Moscú