Hace poco salió a la luz un vídeo titulado “Patria”, donde la actriz de cine para adultos española, Amarna Miller, hacía un repaso a las grandes hipocresías del español medio. El vídeo era una promoción de la nueva edición del Salón Erótico de Barcelona, de prestigio internacional.

En minuto y medio, Miller no deja títere con cabeza. Los toros, la Iglesia, la política, los refugiados, la corrupción, etc. Ello ha provocado grandes respuestas de apoyo absoluto a lo que plantea el vídeo, otras que lo consideran un insulto a instituciones sagradas y otras que consideran todo una campaña publicitaria hipócrita del Salón Erótico, que recurre a estratagemas al estilo Benetton, que llegaba a denunciar injusticias y opresiones sólo para vender ropa.

Anuncios
Anuncios

Pero la gran mayoría es que creen que Patriaretrata fielmente la España actual, que pretende aparecer como moderna, cuando es todo lo contrario.

Pues a Francia ha llegado la noticia unos días después y los franceses han visto el vídeo con admiración. Nada de considerarlo obsceno o sacrílego. Simplemente como cuando ven una película de Pedro Almodóvar.

Todos reconocen que el vídeo tiene un mensaje político. En Le Parisien, cuelgan el vídeo con el titular “La publicidad más directa que ustedes podrán ver”, que dicen que fue visto por 3 millones de españoles y recuerdan que los españoles ven, en total, como 8 billones (con b) de horas de vídeos porno, y entre los comentarios de sus internautas algunos dicen a favor: “100 % de acuerdo con esta actriz valiente. Millones de frustrados, o solteros, o bienpensantes, se masturban con estas actrices.” En contra, sólo uno: “Propaganda no muy inteligente de la industria erótica decadente.

Anuncios

¿Cómo pueden afirmar sin pruebas que los que están en contra son las mismas personas que los amantes del cine para adultos?”

La prestigiosa emisora pública Radio France, en una de ellas, France Info, también ha colgado el vídeo, y algunos opinan más en clave política que erótica, recordando Mayo del ’68, que unos ven mal y otros muy bien, recordando que “no tuvo lugar más que en #Francia”. Uno, al referirse a España, dice: “Sobre España, además de su pobreza endémica, se enfrenta a otro problema: está a punto de convertirse en un desierto”. Otro es más compasivo y dice: “Queridos amigos y hermanos españoles: estáis en un punto de equilibrio inestable. Vuestra Democracia todavía es joven, pero supo conciliar un respeto de la herencia de la grandeza española, de sus territorios, la dinamización del país.” Y otro dice: “Yo no veo nada (en el vídeo) que sea ofensivo en denunciar las taras de la sociedad española. ¿La señora es actriz erótica? (…) Los bienpensantes harían mejor en poner su atención sobre el mensaje del vídeo, más que en el puesto de trabajo de la señora".

Anuncios

Henry De Laguérie, corresponsal francés en Barcelona, no compartía para nada el entusiasmo por el vídeo. En Twitter decía: “Este ‘simpático salón erótico’ es en realidad un siniestro punto de reunión de hombres que graban shows para adultos”, y da a entender que “está organizado y financiado por una red de prostitución”. Ahí cae en un tópico puritano, pues nada tiene que ver ese tipo de cine con eso. Cada actriz o actor puede dejarlo cuando quiera, no es como el oficio más viejo. #polemica #Video Erótico