Teniendo en cuenta que la frialdad humana no entiende de límites. Hoy hablamos de la particularidad que comparte públicamente #Rodrigo Duterte, actual Presidente de #Filipinas.

Pues se hace él mismo una comparativa, la cual mencionó el viernes. Declaró, firme y decisivo, que al igual que hizo Adolf Hitler con los judíos en su día, él quería hacer exactamente lo mismo con los drogadictos. Matarlos.

Aproximadamente se dice que hay unos 3 millones de adictos a las #Drogas en todo el país filipino. Pues contempla el matarlos a todos. Declaración que compartió esta misma madrugada después de un viaje de oficio que duró dos días por Vietnam.

Anuncios
Anuncios

‘’Lo que hizo Hitler exactamente fue, matar a los 3 millones de judíos. En la actualidad contamos en el país con 3 millones de adictos, exactamente la misma cifra. Y, mi intención es masacrarlos absolutamente a todos.

Alemania tenía a Hitler, nuestro país tendrá mis víctimas. La intención es eliminar a todo aquél que sólo quiere construir criminales y salvar las próximas generaciones evitando que caigan en la perdición.’’. Así declaró ante la prensa Duterte.

Así mismo también Rodrigo, embistió nuevamente tanto a la Unión Europea como a los Estados Unidos, mostrando con sus críticas estar en contra con referencia a la violencia y las campañas que conciencian sobre la peligrosidad del consumo de drogas.

Y ya que la cifra de fallecidos desde el 30 de junio asciende a 3500. Justo el día que él tomó el cargo como mandatario.

Anuncios

‘’Estados Unidos y Unión Europea, llamarme lo que queráis, pero que sepáis, que a mí nunca me gustó la hipocresía como a vosotros’’. Así se dirigía Duterte.

También su conducta habla por sí sola. Pues, Duterte entre muchas negativas, está la de reunirse con Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU. Afirmando que es un inútil y que sacaría de Filipinas la Organización.

Lo cierto es que la decisión del pueblo fue muy drástica y le votaron más a él gracias a sus promesas con el eliminar la droga del país, los actos de rebeldía o delincuencia. Y todo ello, llevándose a cabo en los primeros 6 meses en que él estuviera al cargo.