A primeras horas de la madrugada del lunes 16 de octubre, una alianza formada por las fuerzas de seguridad iraquíes, tropas del Kurdistán iraquí, milicias chiíes, combatientes suníes y la coalición internacional de la que es líder Estados Unidos han asaltado la ciudad de Mosul, capturada en el mes de junio del 2014 por el Estado Islámico, la organización terrorista que ha proclamado como acciones suyas los múltiples atentados cometidos en Europa durante los últimos dos años.

La operación ha llevado meses de planificación, y antes de que se lanzara a cabo, los aviones de los asaltantes han lanzado miles de panfletos por toda la ciudad para advertir de que la dura contienda era inminente.

Anuncios
Anuncios

Como despliegue inicial en el frente del sur, se han colocado unos 30.000 militares iraquíes apoyados por las fuerzas aéreas de E.E.U.U., y en el del norte, habrá unos 5.000 efectivos de las milicias que están dispuestos a morir por recuperar la urbe.

Mosul tiene una vital importancia estratégica, geográfica y política para el futuro que planea la nación de Irak. Además de contar con abundantes reservas de petróleo, la presa de la ciudad abastece de agua a toda la región de Nínive, y está cerca de la frontera siria, así que si las fuerzas iraquíes logran recuperarla, dificultarán la unión del Califato y los yihadistas estarán atrapados en una bolsa. La importancia política se debe a que numerosas tribus de distintas etnias vivían en paz antes de que llegaran los terroristas, y si la recuperan, el Presidente recibirá el apoyo popular que se necesita hoy día en todo Oriente Medio.

Anuncios

Desde luego, la liberación de la ciudad supondrá un duro golpe para el Estado Islámico, pues no les permitirá enviar sus combatientes de Al Raqqa a la zona iraquí y tendrán que limitar sus operaciones al territorio sirio. Incluso, será una subida de moral para el Ejército de Irak, ya que, al huir desastrosamente de la ciudad hace 2 años y medio, dejaron a los terroristas una buena cantidad de armas que abandonaron en el arsenal de la ciudad y unos 500 millones de dólares en efectivo que sus enemigos robaron del principal banco de la urbe. Si reconquistan la zona, la gente dejará de cuestionarse su profesionalidad.

Los planes del Gobierno iraquí para la recuperación de Mosul constan de tres fases que podrían durar varios meses. Primero, los integrantes del Permershga kurdo recuperarán 10 poblaciones al este de la ciudad que tienen una vital importancia estratégica. Después, las tropas nacionales que se encuentran acumuladas en las bases que hay alrededor de la ciudad, la rodearán, la aislarán y cortarán sus rutas de suministros.

Anuncios

El asalto final lo llevarán a cabo los comandos iraquíes, entrenados por las fuerzas especiales de los americanos.

La batalla será cruenta, pues los 3.000 o 4.000 terroristas que esperan dentro de la ciudad llevan meses preparando su defensa. Se espera que usen técnicas de guerrilla, y también que habrá que combatir casa por casa. Las fuerzas hostiles han minado las principales carreteras de la ciudad, han construido trincheras y nidos inexpugnables de ametralladoras, y han cavado pozos a lo largo de toda la zona urbanizada y los han llenado de petróleo y neumáticos para prenderles fuego cuando los asaltantes comiencen a avanzar.

Con toda seguridad, la población civil que ha quedado atrapada en el interior y que es de 1,2 millones de personas, sea la principal víctima del enfrentamiento. #Yihadismo