Existen en el mundo numerosos casos de personas que perfeccionan sus cuerpos hasta alcanzar cánones de belleza que son completamente artificiales. Tal es la historia de Rodrigo Alves, un brasileño que 32 años de edad que ha convertido las cirugías estéticas en su modo de vida y que detrás de esta obsesión por ser perfecto, carga con una infancia muy triste.

A los 7 años, Rodrigo fue ingresado en un internado donde no se llevaba bien con sus compañeros. Él mismo relata cómo lo rechazaban por ser gordo. Su grasa corporal era tal, que incluso le crecieron los pechos y se sintió deprimido.

Por años tuvo que soportar las burlas de los otros niños, quienes solían empujarlo por las escaleras o le hacían meter la cabeza en las tazas del baño.

Anuncios
Anuncios

Al cumplir los 17 años, decidió que quería cambiar y que trabajaría para tener un cuerpo perfecto. Luego de que le diagnosticaran un desorden hormonal que provocaba su sobrepeso, acudió con un cirujano para que le hiciera una reducción de pechos y después se mudó a Londres, en donde tuvo otra cirugía de nariz. La primera de cinco, de hecho.

En total, Rodrigo ha tenido 42 operaciones estéticas en las que ha gastado 350,000 euros. Tan solo intervenir su nariz le costó 40,000 euros, mientras que los implantes de silicona que tiene en sus pechos tuvieron un precio de 30,000 y levantar sus glúteos 12,000.

Para afrontar todos estos gastos tuvo que hacer uso de la herencia que le dejaron sus abuelos, así como de los ingresos que percibe por sus empleos como modelo y en una empresa aérea.

En una ocasión, Rodrigo estuvo a punto de morir a causa de una bacteria que ingresó a su organismo, mientras se colocaba implantes en sus bíceps.

Anuncios

Por tal razón perdió la sensibilidad de os brazos y los médicos le informaron que lo más probable, era que tuvieran que someterse a una amputación.

Sin embargo, él sigue completo y lo que es más increíble, dispuesto a seguir perfeccionándose.

En Instagram, su similitud con el muñeco Ken le ha hecho ganar más de 70,000 seguidores. #Internacional #cirujía #Brasil