Esto ocurrió en el año 2001 cuando Yamile Jackson, debido a una complicación durante su embarazo, conocida como preclamsia, se vio obligada a someterse a una cesárea con tan sólo 28 semanas de gestación. Nació su pequeño Zachary, el cual tuvo un peso un poco menor a kilo y medio y obviamente tuvo que ser recluido en la sala de cuidados intensivos para neonatos. Yamilé es doctora y sabía que su pequeño Zachary necesitaría de su contacto, sentir su calor y su olor corporal para tener una buena evolución, pero como el bebé estaba en una incubadora no se le permitía sacarlo de ella por más de 20 minutos y por las noches no podía quedarse en la sala de cuidados intensivos a su lado.

Anuncios
Anuncios

Así que ella ideó todo un plan para que su pequeño Zachary los sintiera cerca en todo momento.

Yamilé buscó unos guantes de látex y los rellenó de semillas para darle un peso apropiado. Estos guantes los colocó gran rato sobre su cuerpo para que, de ese modo, quedaran impregnados con su olor y luego lo colocó sobre su bebé en una posición parecida a la que ella adoptaba al momento de cargarlo durante los 155 días que allí paso recluido. Los guantes siempre estuvieron a su lado y al pequeño le encantaban. Era tanto la mejoría que las enfermeras quedaron asombradas y solicitaron a Yamilé que creara otros guantes para probarlos en algunos bebés y ver así si obtenían el mismo resultado ya que notaron que la les ayudaba a controlar a ellos mismos su respiración y no caían en crisis por falta de oxígeno.

Anuncios

Los guantes se volvieron famosos y ahora son empleados en bebés prematuros, siempre con el aroma de cualquiera de los padres, pues así se consiguen mejores resultados que con aquellos que sólo estaban acompañados por los guantes sin aroma.

Yamilé, posteriormente, fue entrevistada por noticieros locales y afirmó que no esperaba volver sus guantes tan famosos pues sólo lo hizo porque necesitaba que su hijo mejorara y fue una simple idea que se le ocurrió de repente. Una increíble historia que demuestra lo sorprendente que es la ciencia. #Ahorro #Accidentes