La crisis de los refugiados ha dado la Alternativa para Alemania, nuevos argumentos para cimentar su imparable avance frente al partido de la canciller Ángela Merkel.

Las #Elecciones en el Estado Mecklemburgo

Si bien el partido más votado en el estado alemán de Mecklemburgo, Anteporemania, sigue siendo el socialdemócrata (SPD), liderado por el primer ministro del Estado, Erwin Sellering, que en estos comicios logró un tranquilizador  30% de los votos; el ultranacionalista  AfD obtuvo un 21% que no solo es superador en sí mismo, sino que consiguió 2 puntos más, que La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Ángela Merkel, la que pasó de ser la segunda fuerza, a convertirse en la tercera, con solo  el 19% de los sufragios.

Anuncios
Anuncios

Cabe recordar que 3 años atrás, la canciller consiguió en la que es su circunscripción, el 56% de los votos.

El AfD

El crecimiento de Alternativa para Alemania, que hasta hace poco tiempo atrás, parecía destinado a perderse en una maraña de confrontaciones internas, hoy usufructuando la crisis de la política migratoria, avanza imparablemente en las elecciones regionales. En el este de Alemania, que es donde se localizan los partidarios de ideologías más extremas, el AfD ha logrado sus mayores éxitos electorales. Siendo esta su primera confrontación en el estado, consiguió quitar votos a todos los partidos regionales. Según publica "La Rioja.com", la euforia de la líder del AfD se manifestó en estas duras palabras, “Esto es un sopapo para Ángela Merkel no solo en Berlín, sino sobre todo en su circunscripción electoral"

Durante el año pasado ingresaron en Alemania 1.000.000 de inmigrantes, se presupone que, durante este año el número ascenderá a 300.000 personas más.

Anuncios

Esta situación resistida por los alemanes, da sustento al AfD, que se declara abiertamente xenófobo.

La Unión Cristianodemócrata

El partido liderado por la Canciller alemana, deberá encontrar una explicación valedera, para la pérdida de la hegemonía de derecha en el parlamento del Estado Mecklemburgo. A un año de las elecciones federales, el trago amargo de estos resultados, es una realidad preocupante para los socialdemócratas. El duro rechazo a la política de refugiados, es tal vez menos importante que el definitivo avance de la ultraderecha nacionalista, que amenaza la candidatura de Merkel a la jefatura del Gobierno en las próximas elecciones al Bundestag. #Angela Merkel #Racismo