El "impeachment" contra Dilma Rousseff (Belo Horizonte, 1947) ha triunfado este miércoles en el Senado Federal de #Brasil. La presidenta ha quedado apartada definitivamente del cargo, pero ha logrado librarse de la pena accesoria de inhabilitación para seguir participando en política y optar a cargos públicos. 

Un total de 61 senadores han votado para destituir a Rousseff de forma permanente. Solo veinte parlamentarios expresaron su apoyo a la ex mandataria, acusada de "crimen de responsabilidad" al ordenar un aumento del gasto público en plena campaña para su reelección en el 2014 sin la necesaria autorización por parte del Congreso brasileño. 

A pesar de la sentencia, los parlamentarios se han opuesto a inhabilitarla para ejercer cargos públicos durante los próximos ocho años.

Anuncios
Anuncios

Rousseff ha logrado esquivar esta sanción complementaria porque el presidente del Tribunal Federal Ricardo Lewandowski accedió a que los senadores votaran por separado el cese y la inhabilitación.

Por su parte, Michel Temer ha jurado el cargo de nuevo Presidente tras lo cual el presidente del Senado, Renan Calheiros, le ha informado de que su mandato se extiende ahora hasta el 1 de enero de 2018, cuando expiraba el de Rousseff. Temer se dirigirá ahora rumbo a China donde participará en la próxima cumbre del G20 entre el 4 y 5 de septiembre y constituirá su primer acto oficial como presidente pleno.

La ya ex presidenta, tras conocerse el fallo, denunció una "gran injusticia" en su contra, calificando el #Impeachment como un "Golpe de Estado": "Hoy el Senado ha tomado una decisión que entra en la historia de las grandes injusticias.

Anuncios

Los senadores han decidido romper la Constitución. Han condenado a una inocente", ha dicho la presidenta desde el Palacio de Alvorada, la residencia oficial, para despedirse de los brasileños.

Los líderes latinoamericanos han condenado la destitución de #Dilma Rousseff casi inmediatamente después de conocer los resultados de la votación. La reacción más contundente ha venido del líder venezolano Nicolás Maduro, quien ha anunciado congelar las relaciones diplomáticas con Brasil y retirar a su embajador en Brasilia.