Mientras el gobenador Capriles Radonsky abre las escuelas del Estado de Miranda en vacaciones para que los niños puedan alimentarse, Nicolás #Maduro destina el dinero que se necesita en el país a la Cumbre de los No Alineados, enviando aviones con comida y exquisiteces para agasajar a los 120 países invitados a la Isla de Margarita, mientras niños y ancianos mueren de hambre o enfermedad.

Es imperdonable ver como el ¨presidente de una nación¨, que sufre con tantos problemas, dedica horas en cadena de radio y televisión, donde se llena la boca hablando de las bondades del Gobierno y la felicidad que se vive en el país por su maravillosa gestión.

Anuncios
Anuncios

En estos ¨shows¨, Maduro hasta ha bailado solo o con su esposa, como si no estuviera sucediendo nada en del país.

Recientemente, se refirió a lo que todos los venezolanos llaman ¨la dieta de Maduro¨ relacionándola con el miembro masculino y diciendo que ahora los hombres no tienen necesidad de usar la pastilla azul porque su dieta es ideal para ponerlo duro. Él no está al tanto de que la muy famosa dieta se refiere a que los venezolanos están perdiendo mucho peso debido a la escasez de alimentos, lo cual nada tiene que ver con el miembro masculino.

Es evidente la falta de humanidad y respeto hacia una población que hoy en día es la lástima del mundo entero, gracias a lo que el propio Maduro ha hecho para quitarle a los venezolanos el derecho a vivir una vida digna y con los beneficios que podría darle el Gobierno de un país petrolero, el cual ha regalado sus riquezas a otros sin importar lo que sucede puertas adentro.

Anuncios

Pero no es suficiente la #Burla que Maduro ha hecho del #Hambre que se vive en Venezuela, también ha secuestrado por unos días a los residentes de la Isla de Margarita decretando la prohibición de salir o entrar a la Isla vía aérea o marítima, con el fin de evitar que las personas expresen su descontento con el Gobierno y la cantidad de dinero que está despilfarrando para la reunión de los Países No Alineados.

En reiteradas oportunidades, Maduro ha impedido que ingresen medicinas y alimentos al país, poniendo como excusa que en Venezuela no existe una crisis humanitaria y, una vez más, con este gesto hacia esos 120 países, los venezolanos se quedan a la deriva por la irresponsabilidad de un gobernante que no se preocupa por el bienestar de sus ciudadanos.